Usted está aquí: Inicio / 2009 / Poncencia de introducción para la Conferencia regional de la ICOR de América Latina

Poncencia de introducción para la Conferencia regional de la ICOR de América Latina

Stefan Engel, ICOR Coordinador principal provisional, Julio de 2009

Queridos y queridas camaradas,

es una gran alegría para mí de poder darles hoy la bienvenida al segundo encuentro nacional de la iniciativa común de partidos y organizaciones revolucionarios para la creación de una “Forma de organización internacional para la coordinación de las tareas en la construcción del partido marxista-leninista y en la lucha de clases” (ICOR) en América Latina.

Mientras tanto se ha realizado con éxito la primera ronda de conferencias regionales en Europa, América Latina y Africa, donde han participado personalmente en total 26 partidos y organizaciones.

A fines de junio de 2009 tuvo lugar la segunda conferencia regional en Asia con un 50 % más de participantes comparado con el número de participantes de la primera conferencia regional.

Mientras la primera ronda de la discusión trataba la el rumbo fundamental de la ICOR, la segunda ronda coloca en el centro la preparación inmediata de la Conferencia Fundacional.

Para este propósito existen ya propuestas formuladas respecto a cuestiones esenciales para la toma de acuerdos. Todavía no se trata de aprobarlas, sino de discutir, si pueden constituir una base general para el acto de fundación, a las cuales se refieren luego las enmiendas de cambio o de mejora de las organizaciones participantes.

Todavía no fue posible presentar una resolución de fundación, con la cual se explican los objetivos, el carácter de la ICOR, así como una evaluación concisa de la situación de partida.

Primero quisiera abordar el desarrollo actual de la crisis económica y financiera internacional, pues explica el contexto político social al cual debe referirse la ICOR.

1.

Respecto al desarrollo económico y político:

En mi contribución para la 1a conferencia regional en Asia, debido a las cifras oficiales todavía faltantes, llegué a la evaluación siguiente:

"La crisis financiera internacional todavía no ha desarrollado su impacto completo en la economía mundial."

Hoy ya no existe ninguna duda:

La crisis financiera internacional se convirtió en el factor desencadenante de la nueva crisis económica mundial pronosticada por nosotros desde hace algún tiempo.

El 15 de septiembre de 2008 se derrumbó con el Lehman Brothers uno de los cinco bancos de inversión más grandes a nivel mundial.

Sólo una semana después, desaparecieron de la escena los demás cuatro bancos de inversión estadounidenses con liderazgo mundial.

La dimensión de esta crisis bancaria fue tal que desencadenó inmediatamente una crisis financiera mundial de una dimensión que no tiene parangón.

Hubo el peligro inminente de un colapso inmediato del sistema financiero mundial, lo cual obligó a los poderes imperialistas principales a una gestión internacional de crisis conjunta nunca antes conocida.

Esa crisis financiera mundial se convirtió en el factor desencadenante de la nueva crisis económica mundial que empezó en octubre de 2008 y hasta ahora ninguna medida pudo detenerla.

Todo ello estaba unido con fuertes turbulencias en los mercados de divisas y una amplia crisis bursátil mundial.

Además, en relación con la crisis económica mundial, se ha desarrollado entretanto una crisis agraria abierta.

!Según apreciaciones del Banco Asiático de Desarrollo (BAsD), la crisis económica y financiera mundial ha devaluado a nivel mundial, sólo hasta marzo de 2009, capitales de nada menos que 55 billones de dólares estadounidenses!

En el cuarto trimestre de 2008 la producción industrial mundial cayó un 20 % comparado con el año anterior – en los países industrializados incluso un 23 %.

¡Así la caída de la producción industrial mundial en sólo tres meses ya es casi dos veces más profunda que después de un año durante la crisis económica mundial de 1929 y los años siguientes!

Eso nos da derecho a hablar de la crisis económica mundial más profunda y más amplia desde que existe el modo de producción capitalista.

Desde julio de 2008 hasta marzo de 2009 pudimos observar un retroceso continuo con creciente intensificación de la producción industrial de todos los países de la OCDE.

El comercio mundial está experimentando este año su descenso más grande desde hace 80 años, con descensos de las exportaciones que alcanzan porcentajes de dos cifras.

En el año 2009, el producto mundial bruto, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, va a sufrir una baja.

Los pronósticos burgueses prudentes parten de una baja de por lo menos un 5 %.

La particularidad de la actual crisis económica mundial radica en el hecho de que la caída económica a un nivel de hace años se está produciendo a nivel internacional de manera relativamente simultánea y abrupta en todos los países industrializados importantes, en vez de transcurrir de manera amortiguada y cronológicamente desfasada como antes era el caso.

Esto caracteriza el alto grado de entrelazamiento internacional del proceso de producción y reproducción capitalista.

En la última crisis económica mundial, muchos países no estaban afectados.

Esto posibilitó a los países imperialistas líderes de salir rápidamente de la crisis, porque podían desviar su capital excedente a otros mercados.

Ahora, todos los países imperialistas están atrapados en la crisis.

A diferencia de la crisis económica mundial de 2001 hasta 2003, hay pocas posibilidades para esquivar la crisis pasando a los "mercados en crecimiento" de India, China, Rusia, Europa del Este y Brasil.

Según un estudio del Banco Mundial, el crecimiento económico disminuirá rápidamente en 94 de 116 países en desarrollo, con consecuencias devastadoras para la situación alimentaria de cientos de millones de personas.

Hace poco el MLPD publicó un folleto con el título:

Economía política burguesa ante los escombros ­ Algunos complementos a la economía marxista-leninista de las crisis.

Aquí se señala que:

que la causa de la crisis económica y financiera tiene su raiz social en la contradicción fundamental del capitalismo: es la socialización de la producción y la apropiación privada y no el fallo de los gerentes bancarios e industriales.

En el nivel de la nueva organización de la producción internacional, las contradicciones en el proceso de acumulación de capital han adquirido una dimensión extraordinaria, la cual ha conducido a una sobreacumulación cróníca del capital.

Esto significa que la dificultad o incluso imposibilidad de valorizar el capital acumulado de modo que produzca ganancias máximas, se ha vuelto un fenómeno permanente, o sea una enfermedad crónica del capitalismo en el nivel de la producción internacional.

Esta sobreacumulación crónica del capital se manifestó en los siguientes fenómenos principales:

Primero, ha llevado a una crisis estructural internacional crónica sobre la base de la nueva organización de la producción internacional. Cada vez más capital tiene que ser destruido permanentemente, para que el proceso de producción y reproducción aún funcione de alguna manera.

Es común el error de creer que durante todo el período de la nueva organización de la producción internacional hubiera predominado el neoliberalismo; es decir, el mantener las actividades estatales fuera de la economía.

Todo el proceso de la nueva organización de la producción internacional hubiera sido imposible sin la permanente gestión de crisis por parte de los Estados.

A los gobiernos capitalistas e imperialistas se les adjudicó el rol de entrar en acción como servidores de "sus" supermonopolios residentes, que sea para financiar las condiciones marco para la actividad inversora respectivamente la competencia, sea para poner en marcha las correspondientes leyes y acuerdos a nivel nacional e internacional, o simplemente para apoyar la expansión hacia otros países y descargar los costes de estos “servicios” sobre las espaldas de las masas en los respectivos países.

Hasta un 70 % de las inversiones para fundar nuevas fábricas, p. ej. en Europa del Este, ha sido financiado por la UE y los países en el lugar y sólo un 30 % ha sido pagado por los monopolios mismos.

Sólo fue posible obrar contra la baja de la tasa de ganancia mediante las intervenciones estatales masivas.

La creciente participación estatal en el proceso de reproducción del capital monopolista y la socialización de las cargas de la permanente destrucción de capital significan, objetivamente, un proceso de creciente socialización de la acumulación a escala internacional.

Eso representa un requisito material importante para la realización de los Estados socialistas unidos del mundo.

Segundo: La inflación gigantesca de la especulación ha asumido, a más tardar con la nueva organización de la producción internacional, un papel dominante en la economía mundial.

Se ha convertido en una parte necesaria, o sea, de vigencia general, de la valorización del capital que exige la ganancia máxima.

En los últimos años se ha verdaderamente disparado el capital especulativo.

El sector financiero internacional ha crecido cerca de cinco veces más rápido que la producción.

En el 2007 el volumen financiero mundial –el conjunto de todos los créditos, productos financieros, mercados de divisas, etc.– estaba en 2.300 billones de dólares.

Eso equivale 65 veces el valor del producto bruto mundial real.

En la medida en que, a causa de la sobreacumulación crónica del capital, se limita la posibilidad para realizar ganancias máximas en el proceso industrial de producción y reproducción, los monopolios internacionales intentan cada vez más de especular con su capital excedente en los mercados financieros internacionales, para conseguir las ganancias máximas de esta manera.

La especulación no genera ningún crecimiento real de valor, siendo ella misma no más que la anticipación de una ganancia futura.

La plusvalía sólo puede ser generada a través de la explotación del trabajo asalariado, es decir de la explotación de la fuerza de trabajo viva.

Por consiguiente, la ganancia especulativa es pura “ganancia de rapiña”, la cual es solamente redistribuida entre los titulares de participaciones de capital a través de las diferentes formas de la especulación bursátil.

La especulación ha penetrado entretanto en todos los sectores sociales de la producción, del comercio y de la vida.

Se fueron ideando cada vez más estructuras intrincadas y formas del capital ficticio para seguir impulsando la especulación y postergar el estallido de la burbuja especulativa.

Así, cada vez más monopolios industriales han fundado bancos para enriquecerse directamente con estos negocios especulativos.

Una forma de la especulación también fomentó la extensión especulativa de inversiones productivas, a menudo mucho más allá de las posibilidades de realizar ganancias máximas mediante la venta de mercancías.

Al comienzo de la crisis económica mundial, los monopolios automotrices internacionales constataban, por ejemplo, “sobrecapacidades” de 39 millones de coches a nivel mundial.

Entretanto, el capital especulativo también domina cada vez más a todos los sectores de la previsión social y de la producción y reproducción de la vida inmediata.

Bienes de vida elementales como trigo, arroz, agua, salud, educación, energía, seguro social, etc. se convirtieron en objeto de la especulación.

En intervalos regulares, también al margen de las crisis cíclicas de superproducción, se produce un estallido devastador de las burbujas especulativas revolviendo una y otra vez todo el mundo financiero burgués.

Esto aumenta considerablemente la labilidad general del sistema financiero burgués.

Tercero: La propensión general a la crisis de la economía capitalista mundial se incrementa, lo cual se expresa particularmente en la tendencia al acortamiento del ciclo de crisis y a la prolongación de la duración de la crisis o sea de la fase de depresión que la sigue.

Así, desde la última crisis económica mundial en 2001-2003, la duración del ciclo de crisis se ha acortado, de antes 10 a 7,5 años.

Cuarto: La gestión general de crisis se vuelve una de las prioritarias tareas económicas del Estado.

A pesar de eso, a mediano plazo, ¡todas las medidas de amortiguación ahora tomadas son un polvorín!

Los “paraguas de protección” para los bancos y consorcios, que implican miles de millones, hacen disparar el endeudamiento estatal.

En la lógica capitalista, sólo pueden ser reembolsados mediante una nueva ola de la redistribución de abajo hacia arriba.

La crisis actual sólo puede ser superada a costo de preparar nuevas crisis, más amplias y más profundas.

Quinto: La actual crisis económica y financiera mundial tiene una dimensión sin precedentes en la historia del capitalismo.

En ella, estos factores de la sobreacumulación del capital culminan en un derrumbamiento general de la tradicional estructura financiera mundial y del proceso mundial de producción y reproducción.

La gestión de crisis estatal transfiere la propensión general a la crisis de la economía imperialista mundial a los presupuestos estatales, generando el peligro crónico de una bancarrota general del Estado."

 

Queridos y queridas camaradas:

Por ley inherente, las crisis económicas son vinculadas también con crisis políticas.

Dennis C. Blair, director nacional de Inteligencia del gobierno Obama y coordinador de los 16 servicios de inteligencia de los EE.UU., en su “Informe anual sobre las amenazas” del 12 de febrero de 2009 llegó a la conclusión de que la amenaza principal para el imperialismo norteamericano ya no proviene del llamado “terrorismo” internacional, sino, sobre la base de la crisis económica mundial, de la lucha revolucionaria en Europa:

La preocupación primaria de seguridad en el corto plazo para Estados Unidos es la crisis económica global y sus implicaciones geopolíticas…”, dice Blair, la cual podía llevar al “extremismo violento”.

Explícitamente, recuerda las “…dramáticas consecuencias políticas forjadas por los problemas económicos de los años 20 y 30 en Europa”, y advierte que actualmente la mayoría de las manifestaciones antigubernamentales han tenido lugar en Europa y la anterior Unión Soviética.

Esta es la razón por los masivos programas de crisis imperialistas que deben amortiguar la crisis y evitar los desarrollos políticos incontrolados.

En Alemania hay en este año los mayores aumentos de las jubilaciones desde hace 15 años y hay aumentos salariales concedidos en las negociaciones colectivas.

El Estado compensa parcialmente la pérdida salarial causada por la paralización de la producción con la jornada reducida.

Todo eso ocurre para que los obreros se mantengan tranquilos.

Los monopolios cuentan con costes de cientos de miles millones de euros para estos programas de crisis.

Sin embargo, la crisis política se agudiza considerablemente como consecuencia de la crisis económica y de la lucha de las masas.

Después de Islandia, Bélgica y Letonia, también hubo un cambio de gobierno en Hungría y la República Checa.

En Gran Bretania hay una crisis gubernamental abierta.

También la crisis política abierta en Paquistán, Irán o Tailandia tiene una interrelación evidente con la crisis económica.

Con la continuación de la crisis y de la depresión siguiente estas crisis políticas abiertas serán más frequentes y vinculadas a conflictos de clases más agudas.

La actual crisis económica mundial posee el potencial de un desarrollo hacia una crisis revolucionaria mundial.

Luchas de clases que son dirigidas con dureza y una abierta confrontación con el aparato de Estado forman la base material para la revolucionarización de la clase obrera y de las masas populares.

Si a partir de ello se desarrollará una crisis revolucionario, esto depende no sólo de los factores objetivos, sino que finalmente y decisivamente de los factores subjetivos.

En tal situación la coordinación de la práctica de los partidos revolucionarios en la construcción de partido y la lucha de clases se vuelve una tarea urgente; se puede decir una tarea diaria importante de todas las fuerzas revolucionarios en el mundo.

 

2.

Queridos y queridas camaradas:

Hasta ahora en conjunto son más de 60 partidos y organizaciones revolucionarios de todo el mundo que participan en la iniciativa y el proceso de discusión.

En todas las conferencias regionales realizadas hasta ahora fue obvio que el potencial es aún más grande y todavía queda como tarea de desarrollar iniciativas para ganar a otras fuerzas.

La ponencia de introducción para la primera conferencia de Asia en Calcuta cuyo contenido esencial fue la base de todas las conferencias regionales, fue considerada por todos los participantes una base apropiada para que se desarrollara una discusión comprometida y profunda, donde las organizaciones participantes llegaban a conocerse más de cerca y podían deliberar los diferentes puntos de vista –por supuesto existentes– en una atmósfera solidaria y entre camaradas.

Fue posible lograr ya una unidad general en cuestiones importantes:

1. Todos subrayaron de que el tiempo está maduro para emprender tal coordinación.

2. Se resaltó unánimemente de que el método de la cooperación internacional debe ser hoy la coordinación.

3. Esta coordinación y cooperación debe realizarse en diferentes niveles, de acuerdo al desarrollo respectivo: el nivel mundial, el nivel continental y el nivel regional.

4. Existe unidad de que la organizada cooperación práctica no puede hacerse recién en el momento, cuando las fuerzas participantes hayan logrado la unificación ideológico-política en todas las cuestiones esenciales, sino que se debe impulsar hacia adelante el proceso necesario de la unificación ideológico-política en interacción con la cooperación práctica.

5. Si es posible cooperar y en las cuestiones en las que se coopera, se debe cooperar.

6. Hoy no existe un centro revolucionario internacional.

7. La cooperación con los mismos derechos y a la altura del ojo de partidos y organizaciones revolucionarios autónomos es la base de la cooperación organizada en la ICOR.

Partiendo de esta primera concordancia general, las diferentes cuestiones fueron discutidas en los órganos de las organizaciones participantes y también con otras fuerzas interesadas; fueron criticadas y concretizadas y establecidas en seis mociones maduras para la toma de decisiones.

La 2a Conferencia de Asia ha adoptado de común acuerdo que las seis mociones se consideran una base esencial para preparar la Conferencia fundacional y ha propuesto una serie de complementos y mejoras importantes.

Así se debe elaborar una resolución de fundación y un preámbulo para la moción número dos.

 

Quisiera abordar en unas pocas palabras esta discusión muy viva, pues toca los problemas cruciales del proceso de fundación.

3.

¿Qué carácter debe y puede tener esta organización?

Según la comprensión marxista-leninista, la organización es siempre la expresión del respectivo nivel de conciencia y de la unidad ideológico-política de los miembros participantes.

Mientras que los sindicatos como organización de clase de los trabajadores con mayor amplitud, por regla general presuponen una conciencia proletaria relativamente baja y educan a los obreros para la organización, o sea un nivel más alto de organización, el partido marxista-leninista es la "forma superior de unión de clase de los proletarios" (Lenin).

La necesaria cooperación internacional requiere una forma de organización internacional apropiada.

De esa necesidad partieron ya Carlos Marx y también Lenin, los que fundaron la Primera, Segunda y Tercera Internacional, de acuerdo a las condiciones de la lucha de clases en aquel entonces.

El CPI(ML) India, editor del periódico "Red Star" (Estrella Roja), escribe al respecto:

"La (ICOR) apoya la fundación de la Primera Internacional bajo la dirección de Marx y Engels, la Segunda Internacional bajo la guía de Engels, y la Tercera Internacional Comunista (Comintern) bajo la guía y la dirección de Lenin, siendo magníficos pasos revolucionarios positivos.

Sus experiencias y aportes a la propagación de las ideas marxistas-leninistas entre el proletariado mundial, a la organización de partidos obreros, al desarrollo de la lucha de clases a nivel internacional y al fortalecimiento del internacionalismo proletario deberían ser evaluadas.

 

También se debería evaluar las condiciones que condujeron a la disolución de la Comintern en el año 1943 y las causas que hasta ahora impiden una reorganización del movimiento internacional comunista."

Hay organizaciones que excluyen hasta ahora la participación de su organización en la ICOR basándose en argumentos de Mao Tsetung, el que se pronunció después de la Segunda Guerra Mundial en contra de la fundación de una nueva Internacional.

Su recomendación de que primero se debían formar y consolidar en todos los lugares nuevos partidos marxistas-leninistas basados en sus propias fuerzas, fue una declaración condicionada por el momento y no significaba un rechazo general a toda forma de Internacional Comunista.

En aquel entonces él no querría suministrar una plataforma para el revisionismo.

El movimiento obrero y comunista tenía primero que formarse nuevamente y construir en los diferentes países nuevos partidos marxistas-leninistas capaces de hacer frente a la influencia del revisionismo moderno.

También quisiera recordar el hecho de que justamente la "Polémica" subrayó la gran importancia de la Comintern.

En ésta se puede leer en el séptimo comentario del PC de China a la carta abierta del CC del PCUS, bajo el título "La dirección del PCUS es el mayor divisionista del presente":

"La victoria de la Revolución de Octubre y la fundación de la Tercera Internacional fueron las conquistas más grandes en la lucha contra el revisionismo y el divisionismo de la Segunda Internacional" (Oberbaumverlag Berlín, 1971, pág. 349; traducción de la edición en alemán).

Por supuesto que debemos tomar en cuenta del mismo modo las condiciones actuales de que nos encontramos frente a una situación de partida con un movimiento marxista-leninista y obrero internacional muy diverso y fragmentado, sin existencia de un país socialista y sin un centro dirigente.

Por eso encontramos una situación donde diferentes partidos que se pronuncian a favor de una unión, explican al mismo tiempo sus reservas, si el factor subjetivo ya estaba maduro o si la actual iniciativa de la ICOR no era prematura, considerando la falta de homogeneidad y la fragmentación del movimiento marxista-leninista y obrero.

Si Lenin hubiera establecido como requisito la unidad ideológico-política ya antes de la fundación de la Comintern, nunca se hubiera avanzado hasta la fundación de ella.

En el momento de la fundación, el Partido Comunista de Rusia (Bolchevique) – PC (b) fue el único partido bolchevique y la Comintern fue un instrumento principal para construir partidos comunistas.

Al comienzo, cuando se fundó la Comintern, hubo 19 organizaciones y partidos por lo general pequeños muy poco unificados.

En lo fundamental sólo estaban de acuerdo respecto al apoyo a la Revolución de Octubre y a la Unión Soviética socialista.

Al mismo tiempo hubo una crisis revolucionaria mundial, que exigía urgentemente que se impulsaran decisivamente los requisitos subjetivos para la lucha de clases revolucionaria.

¡Eso era de importancia decisiva para Lenin!

 

4.

Queridas y queridos camaradas:

constituye un significativo paso adelante que dentro de este círculo de participantes se encuentren seis grupos, los cuales debido a la división trabajaban antes en diferentes organizaciones y contextos ideológico-políticos y prácticos:

a) Participantes de la "Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas" instaurada en 1988 como un foro para la paulatina unificación ideológico-política. Esta Conferencia defiende el pensamiento Mao Tsetung y edita la "Conferencia de Prensa Internacional".

Muchos de los actualmente 38 participantes de la CIPOML son iniciadores de nuestra iniciativa de la ICOR; se aspira a desarrollar la discusión teórica en unidad con la cooperación práctica más comprometida y más eficientemente organizada.

b) Participantes de la homónima "Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-leninistas" de partidos que antes se orientaron por el Partido de Trabajo de Albania bajo Enver Hoxha y que hacen parte del seminario internacional "Problemas de la Revolución en América Latina" organizado anualmente por el PCMLE del Ecuador, seminario que brinda un espacio de debate solidaria.

c) Partidos y organizaciones sobre la base del "maoísmo" que defienden el pensamiento Mao Tsetung y aplican la estrategia y táctica de la guerra popular prolongada a su país.

d) Fuerzas que están al principio de la construcción del partido marxista-leninista en Europa y África del Norte y que esperan un apoyo significativo de la cooperación internacional.

e) Nuevas corrientes de organizaciones obreras en Europa Oriental que surgieron de la crítica al revisionismo y representan un afán revolucionario.

f) Grupos revolucionarios que no pretenden ser partidos pero que tienen influencia social en las masas y libran la lucha de clases.

Lo que une a todas estas organizaciones y a todos estos partidos es la lucha contra el imperialismo y por la alternativa social del socialismo.

Por eso, el criterio decisivo para la base de partida ideológico-política común debe ser si la fundación de la ICOR sirve para el proceso de la preparación de la revolución proletaria mundial o si lo estorba.

La propuesta del CPI(ML) Red Star (India) de establecer como criterio para la afiliación: "Mantenerse en el marxismo-leninismo y el internacionalismo proletario con una actitud positiva frente a las contribuciones de Mao Tsetung" no solamente excluiría a una serie de nuevos partidos y organizaciones quienes hasta el momento a menudo no han tenido acceso a la teoría y práctica de Mao Tsetung o no reconocen a Mao Tsetung como un clásico del marxismo-leninismo.

En mi opinión con esto se formularía una plataforma ideológico-política relativamente amplia en vez de la base revolucionaria práctica.

Esto, pues, desencadenaría de inmediato una discusión sobre quién se mantiene en el marxismo-leninismo y quién no.

Puesto que las diferentes organizaciones tienen una interpretación diferente al respecto, se puede prever un final poco edificante.

Lo que necesitamos es una forma de organización de la cooperación práctica para preparar la superioridad internacional de las fuerzas revolucionarias frente al sistema imperialista mundial.

Solamente con tal condición se puede pensar realmente en el triunfo sobre el imperialismo.

No nos conviene proceder apresuradamente y arriesgar que se imposibilite un proceso de generar confianza en teoría y práctica que tenemos todavía por delante.

La disputa ideológico-política debe estar vinculada con una política de puertas abiertas porque la ICOR no está en competencia con otras organizaciones como p. e. las conferencias antiimperialistas en los Balcanes, la ILPS (Liga Internacional de Lucha de los Pueblos), etc.

 

5.

Desde luego, la tarea de una plataforma ideológico-política mínima, pero exactamente formulada tiene que ser de establecer criterios inequívocos que garanticen el carácter revolucionario de la ICOR y que faciliten y promuevan un proceso positivo del desarrollo gradual de la unificación ideológico-política a niveles más altos.

Con este fin, en el debate hasta ahora se han hecho las siguientes propuestas:

1. Acuerdo común en que el derrocamiento revolucionario del sistema imperialista mundial es el propósito estratégico común.

2. Para partidos y organizaciones revolucionarios, el socialismo tiene que ser componente fijo de la plataforma ideológico-política de la ICOR.

Eso vale independientemente de que si en un país primero es necesario una revolución de nueva democracia o si se puede llegar directamente al socialismo.

3. Eso excluye cualquier forma de la colaboración de clases con la burguesía, una conciliación socialchovinista con el imperialismo así como ideas reformistas y revisionistas de una transformación del sistema por vía pacífica para llegar al socialismo.

Un deslinde claro frente al anticomunismo moderno que particularmente se pone de manifiesto en la instigación contra el llamado "estalinismo" o también "maoismo" y contra la dictadura del proletariado.

 

4. Eso también requiere un deslinde claro frente al revisionismo moderno, trotskismo y anarquismo pequeñoburgués.

De esa forma, y bajo la condición de que estén excluidas ataques hostiles contra Stalin o Mao Tsetung, puede hacerse posible una cooperación también si todavía persisten discrepancias, por ejemplo sobre la Revolución Cultural Proletaria en China, la cuestión de la lucha y unidad de los contrarios o la forma concreta de la dictadura del proletariado.

Lo decisivo es la voluntad y el empeño activo para llegar de la unidad en las cuestiones de la plataforma mínima hasta la unidad en todas las cuestiones estratégicas esenciales, en cuanto que esos conciernan la cooperación internacional, y sin tocar la responsabilidad autónoma de los partidos para la lucha de clases en su propio país.

6.

Ya en la primera conferencia, en las tomas de posición y también en la 2a Conferencia de Asia surgieron discrepancias sobre la cuestión quién al final decide sobre la participación, resp. sobre la cuestión si un partido corresponde a los mencionados criterios de la plataforma mínima o no.

En mi opinión, del hecho de que no disponemos de una línea ideológico-política unificada resulta la consecuencia lógica de que cada organización decide autónomamente si reconoce los criterios y si conduce la lucha de clases y la construcción de partido en la práctica sobre la base de los principios acordados.

A no ser así, tendríamos que otorgar a la ICOR la soberanía de interpretar la línea ideológico-política de otros partidos, lo cual significaría una intromisión ilícita en los asuntos interiores y cuestionaría su autonomía.

Todos conocemos la situación de las a veces grandes discrepancias entre diferentes partidos de un sólo país sobre la política del otro partido respectivo, la cual, dependiendo del observador, es juzgada como "sectaria" o como "oportunista de derecha".

Por lo demás, el principio de la decisión propia sobre la afiliación también fue defendida por Carlos Marx en la fundación de la Primera Internacional.

También se puede plantear la cuestión al revés: ¿Debemos temer la participación de otras organizaciones porque tal vez no seríamos capaces de enfrentar sus influencias "oportunistas" o "sectarias"?

El PCMLM de Bolivia alegó en la conferencia de Latinoamérica:

"La independencia ideológico-política de los partidos es un bien importante, nosotros como partido vigilamos sobre ella.

Hoy en día ya no hay partido padre, y tampoco debe haberlo.

La lucha hoy en día es tan diversa que tampoco sería deseable dirigirlo todo desde un sólo centro.

Pero este hecho tampoco debe conducir que nos dispersemos.

La particularidad y diversidad no debe dar lugar a la dispersión." (retraducido de los apuntes en alemán).

En el nivel actual de la lucha de clases, la ICOR cierra un vacío importante, el cual no pueden llenar por ejemplo las Conferencias Internacionales: una práctica común de todas las fuerzas revolucionarias en la lucha de clases y construcción de partido, la cual debe llevarse gradualmente desde algunas cuestiones esenciales hasta una cooperación en todas las cuestiones esenciales.

En una contribución en la Conferencia de Europa, la delegada del MLPD comentó sobre la relación estrecha entre la teoría y práctica para la unificación ideológica paso a paso , en el ejemplo de la preparación de la Conferencia Mundial de Mujeres:

"Con la nueva organización de la producción internacional y aún más con la crisis económica mundial venidera, la nueva formación del movimiento internacional de mujeres y su desarrollo a un nivel superior es de necesidad absoluta.

De esta deliberación nació la idea de la Conferencia Mundial de Mujeres.

Este proceso de preparación ni siquiera tiene una base explícitamente revolucionaria, sino debe abarcar toda la amplitud de la doble explotación y opresión, pero también de la opresión particular de las mujeres burguesas y pequeñoburguesas en el capitalismo.

Con la convocatoria y los principios se han creado las bases para coodinar la preparación y realización de la Conferencia Mundial de Mujeres.

En esta cooperación práctica por supuesto tiene lugar una amplia disputa ideológico-política, una intensa lucha por el modo de pensar.

No se puede resolver la unificación ideológico-política de una manera puramente teórica, aislada del fin práctico, de tareas comunes y tampoco aislada de una relación de confianza creciente."

En este proceso, cada partido encontrará el mismo su sitio y decide en la práctica sobre el modo de su cooperación.

Ciertas organizaciones expresaron la objeción que todavía eran demasiado pequeñas.

Por otro lado, hay partidos de Africa y Europa que opinan que precisamente por ello pueden sacar un provecho particular de la ICOR.

En una carta de respuesta a la OCML (Vía proletaria) de Francia, escribí, entre otras cosas:

"¿Por qué los partidos y organizaciones «pequeños» o «con fuerzas aún débiles» no deberían poder formar de la ICOR?

Los fuertes de las diferentes organizaciones de esta manera pueden ser multiplicados, y compensados las debilidades.

Es justamente la unificación concreta, con referencia a la lucha de clases, y una coordinación a nivel europeo, la cual trae nuevas fuerzas a todos los partidos, que sean más fuertes ya o todavía menos desarrollados , y que trabaja en contra de la dispersión del movimiento internacional marxista-leninista y obrero."

En este proceso, la unidad en las cuestiones ideológico-políticas y organizativas se desarrollará gradualmente a un nivel más alto.

Así, los camaradas de Suiza informan:

"Todo el proyecto ICOR es considerado como muy importante y necesario, y también los camaradas que en un principio eran más bien escépticos han echado chispas.

El debate fue muy emocionante y los camaradas tenían preguntas casi acerca de todos los puntos, se hicieron preguntas hasta que habían entendido todo.

También fue un tipo de escuela sobre los objetivos de nuestra organización que pronto vamos a fundar (MLGS- Grupo Marxista-Leninista de Suiza) en Suiza, y por ello particularmente interesante para los nuevos camaradas."

7.

Para que el principio de la coordinación no conduzca a una falta de compromiso en la lucha de clases, tiene que estar relacionado con el principio de la fiabilidad.

Cada uno tiene el derecho de decidirse si asume una tarea, si participa – o no.

Pero si se compromete , el trabajo tiene que ser fiable.

 

En la 1a Conferencia de América Latina nosotros hemos acordado unánimemente de que la 2a Conferencia de América Latina debe coincidir con el Seminario de Quito.

El PCMLE – que hasta ahora no participa en esta iniciativa – nos ha prometido de apoyarla respecto a la organización y la logística.

En el tiempo antes de la esta 2a Conferencia surgieron diferentes dudas, si tendría sentido realizar esta conferencia, cuando p. ej. el PCR de Argentina o el PCMLE no participan.

Pero según mi opinión no hubo ningún nuevo argumento que justificaría que nos distanciemos de las decisiones tomadas unánimemente en el primer encuentro en América Latina.

Hasta ahora ninguna de estas organizaciones se ha dirigido a mí y comunicado de que no quiere acatarse a este acuerdo, o que lo considera falso.

La cuestión de la fiabilidad será un principio muy importante de la organización después de su fundación.

Pero ya es de importancia particular durante el proceso de fundación.

Por lo demás, nos encontramos todavía en el proceso de discusión, de tal manera de que también aquellas fuerzas que tienen preguntas o contradicciones respecto a ello deberían participar en el segundo encuentro.

Para mí es fuera de cuestión de que el proceso hasta la fundación de una nueva forma de organización no será un proceso rectilíneo sino contradictorio.

Puede ser que el proceso de unificación no se desarrolla tan rápido y por eso, al comienzo, no participan todos los partidos y organizaciones revolucionarios relevantes.

Esto no puede impedir a las demás organizaciones de seguir su convicción e impulsar al proceso de la ICOR tanto que pueden.

 

La cuestión de la fiabilidad, por lo demás es también una diferencia importante respecto a la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxistas-Leninistas como foro de debate, donde es un principio de que cada participante puede sacar las conclusiones que quiera.

Para aumentar la contundencia, deberían desarrollarse al mismo tiempo encuentros continentales o regionales. Entre los encuentros debería haber una coordinación internacional o regional, la cual coordine la cooperación y coopere con el nivel internacional.

Se trata, por consiguiente, de estructuras de un principio coordinador pero también fiable.

Los camaradas filipinos nos advirtieron sobre dos aspectos:

1) Deberíamos decir coordinación y cooperación.

Cooperación se refiere a proyectos comunes, coordinación a la sincronización de diferentes procesos y actividades.

2. Enfatizaron la gran importancia de la unanimidad como una característica esencial del principio organizativo coordinador.

Pero los segundos encuentros regionales todavía tampoco son órganismos que toman decisiones, excepto de poder desarrollar mociones y propuestas para la Conferencia de Fundación.

La verdadera toma de decisiones naturalmente debe tener lugar a nivel mundial.

Para este evento, me imagino una participación de 50 hasta 80 organizaciones.

Hasta entonces, mi tarea es la coordinación del proceso de discusión.

Cuando esta tarea sea cumplida, mi función provisional se extinguirá.

Entonces, con la fundación de la ICOR también se implementarán gremios, respecto a los cuales nuestra conferencia debe ponerse de acuerdo sobre propuestas.

Acerca de ello ya se han hecho deliberaciones antes, e incluso se ha llegado ya a acuerdos concretos sobre la cooperación práctica.

La 2a Conferencia Regional de Asia se ha puesto de acuerdo de que en 2011 se debería organizar una Conferencia de Campesinos revolucionaria en la India, que debería ser limitada primero en Asia pero podría ser ampliada más tarde hacia un encuentro mundial.

Un punto central del trabajo particular de la segunda conferencia de ICOR en Europa debe ser una unificación sobre la evaluación de la UE y de las tareas en la lucha de clases y en la construcción partidaria respecto a este tema.

La Conferencia Regional de Africa se ha propuesto como particular punto central de su trabajo el problema de la migración, frente a los flujos de millones de refugiados, especialmente al interior de Africa.

Sin embargo, en cualquier caso se debe evitar de perderse en tareas dispersas en una fase en la cual el esclarecimiento fundamental de los principios de nuestro trabajo está en el centro.

 

Fue evaluada positivamente la propuesta de instalar un portal internet común, en el cual todos los partidos puedan publicar contribuciones importantes de la lucha de clases y la construcción de partido en sus países en lengua inglesa.

Esto ya se está preparando por la oficina provisional de ICOR y debería ser inaugurado ya el 1ero de octubre de 2009.

En este portal también debe instalarse una bolsa de literatura, la cual debe dar una idea de todas las publicaciones de los participantes.

Además debe ser encontrada una solución respecto a la comunicación, y debemos ponernos de acuerdo sobre propuestas acerca del financiamiento de la ICOR.

 

8.

¿Como será la agenda hasta la Conferencia Mundial?

La segunda ronda de las conferencias continentales trata las mociones para la toma de decisión, que ustedes tienen presentes.

En particular se debería evaluar si estas mociones constituyen una base para la preparación de la Conferencia de Fundación Mundial.

Después de la segunda ronda de las Conferencias Regionales, se va a informar sobre los resultados a todas las fuerzas participantes en el proceso de la ICOR.

Luego, todas las organizaciones participantes pueden presentar enmiendas a estas mociones y mandar otras propuestas al coordinador principal provisional.

Se debe determinar un comité de preparación para preparar la Conferencia de Fundación que debe constituirse por el coordinador principal provisional y los coordinadores continentales. Esto ya se ha hecho por parte de la Conferencia de Asia.

Este comité debe tomar en sus manos la planificación, preparación y realización concretas, así como la elaboración de los documentos necesarios para la Conferencia Mundial, para los cuales cada organización participante puede presentar mociones.

La primera Conferencia Mundial, que debe decidir sobre la fundación de la iniciativa está prevista para el último trimestre de 2010.

Como ustedes pueden ver, ésta Conferencia va a colocar una aguja decisiva en nuestro proyecto ICOR, y nos propusimos mucho trabajo para este fin de semana.

¡En este sentido deseo que nuestra conferencia sea exitosa!

Acciones de Documento