Usted está aquí: Inicio / 2012 / ¡La ICOR y la lucha a nivel mundial por la democracia y la libertad!

¡La ICOR y la lucha a nivel mundial por la democracia y la libertad!

14 de marzo de 2012

1.Tres años y medio después del septiembre de 2008 se está anunciando de nuevo una caída profunda de la persistente crisis económica y financiera mundial. Con una gestión de crisis imperialista a nivel internacional que no tenía precedentes, puesta en marcha por los G-20 en noviembre de 2008, se pudo, por algún tiempo, evitar un colapso incontrolado del sistema financiero mundial y refrenar los efectos de la caída de la crisis. Sobre todo, los dominantes consiguieron amortiguar, por el momento, las sacudidas políticas de las cuales van acompañadas las crisis económicas. Pero se han frustrado las esperanzas especulativas del capital financiero internacional de que se produciera un auge económico a nivel mundial. La ausencia de tal auge fue al mismo tiempo el punto de partida de la crisis de liquidez en Europa. Como los menguados presupuestos estatales ya no podían pagar los créditos, la crisis financiera volvió a estallar abiertamente a principios de 2010, en la forma de la eurocrisis. Esta no partió – como aún en 2008 – de algunos bancos monopolistas, sino de los presupuestos estatales, los instrumentos mismos de la gestión de crisis. La gestión de crisis internacional se hundió ella misma en una crisis profunda. A comienzos del año 2012, los gobiernos de los países imperialistas están ante los escombros de sus fantasías de política económica y financiera.

2. A causa del desarrollo desigual de la economía y de la afectación por la crisis económica y financiera mundial, las contradicciones interimperialistas pasan nuevamente a un primer plano: Las contradicciones en el seno de la UE respecto al reparto de la carga de la crisis económica y financiera tanto como las contradicciones entre la UE y los EE.UU., por un lado, y de la UE y los EE.UU frente a Rusia, China e India, por otro.

3. Entretanto, el problema principal de los dominantes consiste en que ya no pueden controlar las repercusiones políticas de la crisis económica y financiera mundial. Eso limita drásticamente el margen de obra de las medidas estatales para continuar la gestión de crisis. Por causa de la situación tensa de las finanzas estatales, no se puede esperar una simple repetición de la gestión de crisis internacional conjunta, la cual además podría generar reacciones en cadena de bancarrotas estatales, quiebras de bancos o incluso de todo el sistema financiero mundial. La profundización de la crisis económica y financiera mundial conduce ya a despidos masivos, reducción salarial y desmantelamiento de conquistas sociales. Eso va a hacer aumentar aún más la rabia de las grandes masas contra los gobiernos y el sistema imperialista mundial. La respuesta será una agudización de la lucha de clases en todo el mundo.

4. La crisis de la gestión de crisis iba acompañada por el descargue intensificado del peso de la crisis sobre las espaldas de las grandes masas en muchos países y sobre los países oprimidos y dependientes del imperialismo. Eso ha iniciado un cambio de ánimo entre las masas. Una lucha transnacional por la democracia y la libertad se ha desarrollado como uno de los fenómenos más sobresalientes de nuestro tiempo. La historia del movimiento obrero enseña que en países fascistas, dictaduras militares y países con derechos y libertades muy restringidos, la lucha por democracia y libertad es un escalón preliminar necesario de la lucha revolucionaria por el derrocamiento del imperialismo y la construcción de una sociedad socialista. Lenin advirtió:

"El capitalismo, en general, y el imperialismo, en particular, transforman la democracia en una ilusión; pero al mismo tiempo, el capitalismo engendra las tendencias democráticas de las masas … el despertar y el crecimiento de la insurrección socialista contra el imperialismo están ligados indisolublemente al crecimiento de la resistencia y la rebeldía democráticas." (Lenin, Respuesta a P. Kievski [Y. Piatakov], en Obras Completas, tomo 30, págs. 75-76).

¡Tarde o temprano, las turbulencias del sistema imperialista mundial desembocarán inevitablemente en una crisis revolucionaria mundial!

Partiendo del movimiento insurreccional democrático en el Norte de Africa (particularmente en Túnez y Egipto), las luchas se están extendiendo de forma ondulatoria sobre Europa, pasando por Grecia, Italia, España y Portugal. En casi un 50 por ciento de los países del mundo, las condiciones sociales reinantes son cuestionadas por insurrecciones, manifestaciones de masas, huelgas generales así como confrontaciones armadas. En 2011, 35 de 177 países analizados son considerados "agudamente" inestables a causa de una acelerada descomposición de los estados, en otros 130, la estabilidad política está "amenazada". Es obvio que se ha acelerado el desarrollo de un proceso de efervescencia. En todo el mundo, las masas están sensibilizadas contra el capital financiero internacional, único dominante, y sus métodos de explotación y opresión. Aumentan los enfrentamientos con la fuerza estatal que plantean inmediatamente la pregunta por el carácter del sistema imperialista y las alternativas revolucionarias. El proletariado industrial que trabaja en los lugares de producción de los monopolios internacionales aparece con más claridad en escena, como fuerza dirigente del proceso de revolución mundial. Así, casi un millón de mineros participaron en luchas mineras en los últimos meses. Una señal de la crisis revolucionaria mundial es la rebelión mundial de los jóvenes que alcanza un nuevo nivel. La primera Conferencia Mundial de Mujeres de Base del 4 al 8 de marzo de 2011 en Venezuela, en la cual participaron mujeres de 42 países, es una expresión concreta de la partida de un nuevo movimiento de mujeres internacional y combativo, el cual se ha vuelto, de una manera históricamente nueva, una parte esencial de la lucha por la democracia y libertad.

Con el auge de la lucha democrática y liberadora mundial, también se intensifica la tendencia a la reacción política. En Egipto se apalea y dispara sin reparos a las masas. En Kazajstán fueron matados a tiros por los menos 70 obreros petroleros en huelga. En Rusia, el régimen de Putin intenta mantener quieto al pueblo mediante fraudes electorales y terrorismo estatal. En Congo, el aparato estatal empleó el terrorismo del Estado en contra de de las manifestaciones de masas. Detrás de una aparente fachada democrática, se están produciendo en Turquía detenciones masivas y sistemáticas de políticos kurdos. En 2012, los revolucionarios del mundo deben prepararse para una agudización drástica de los conflictos de clases y hacer frente decididamente a la creciente contrarrevolución.

El afán combativo de la clase obrera y de las grandes masas por la democracia y libertad y, por otro lado, la intensificada violencia reaccionaria de los imperialistas en el poder y sus representantes: esto es el cultivo para una revolucionarización de las grandes masas.

5. Aunque la tendencia principal en el mundo es la lucha por la libertad y la democracia, se agudiza el peligro general de guerra, debido a la crisis económica y financiera mundial que persiste y que se está agravando. En el centro está actualmente la agudización entre los EE.UU. y el Irán. Para poner de rodillas a Irán y hacer fracasar su programa nuclear, la UE ahora ha amenazado con un boicot del petróleo iraní. Como respuesta, el Irán quiere cortar el estrecho de Hormuz, por el cual debe pasar por lo menos un 40% de la producción petrolera mundial. El gobierno estadounidense de Obama ya ha declarado como razón de guerra el cierre de este estrecho y ha desplegado portaaviones en el Mar Arábigo y el Mediterráneo que avanzan hasta el Golfo Pérsico. Como antes en Libia, las masas en Siria deben escudarse contra una agresión imperialista. La lucha por la defensa de la paz mundial se vuelve una tarea inmediata del movimiento revolucionario y obrero mundial.

6. La catástrofe nuclear en la ciudad japonesa de Fukushima en marzo de 2011 hundió a la política energética imperialista en una crisis abierta. El movimiento antinuclear se reanimó y se ha convertido en un movimiento a escala mundial. A nivel internacional crece la consciencia sobre los peligros de una catástrofe ecológica, y se están desarrollando luchas contra la destrucción de las bases de la vida de la humanidad. El Día de lucha realizada conjuntamente por ICOR e ILPS en el 25 aniversario de Chernóbil, el Día de lucha internacional para salvar el medio ambiente natural el 3-12-2011 y la campaña de un año en contra de la política nuclear imperialista, acordada por ICOR e ILPS, dan impulsos importantes para la construcción de un frente de resistencia internacional. Para detener la catástrofe ecológica global, hay que desarrollar una fuerza que sea superior al capital financiero, único dominante. El movimiento ecológico hasta ahora existente todavía no representa tal fuerza. Hoy día es necesario un frente internacional de resistencia y una transformación radical de todas las relaciones sociales de producción y de vida, transformación que contrarreste de manera sostenible a la economía de lucro imperialista. Tal tarea gigantesca debe necesariamente transformar la sociedad. Por lo tanto, la lucha contra la incipiente catástrofe ecológica también debe volver una lucha contra el imperialismo y por la imposición de relaciones socialistas.

7. Una de las reacciones por parte del imperialismo y sus medios de comunicación masivos al desarrollo mundial hacia la izquierda es intentar instrumentalizar estos movimientos. En el movimiento "Occupy" están haciendo lo imposible para desviar la indignación contra el capital financiero hacia esperanzas ilusorias. Este movimiento crea la ilusión de poder domesticar al capitalismo a través de un recorte de los derechos de los bancos. Pero los bancos son un instrumento central para organizar el proceso de la producción y reproducción imperialista, el cual no puede "sacarse quirúrgicamente" así de fácil, sin superar el capitalismo. Mientras que la participación de la mayoría de las personas, sobre todo jóvenes, demuestra una creciente indignación y rebelión ante el dominio único, cada vez más obvio, del capital financiero internacional, los organizadores pequeñoburgueses introducen a este movimiento todo un arsenal de principios pequeñoburgueses para impedir la revolucionarización de éste. Esto implica desorientación a través de renunciar a metas y reivindicaciones comunes, desorganización por culto a la espontaneidad, activismo sin compromiso e individualismo pequeñoburgués, hostilidad hacia partidos como pretexto de marginación anticomunista, renuncio a la violencia y "desobediencia civil" como máxima forma de resistencia admitida.

8. La formación de un movimiento de masas por la democracia y libertad que abarca el mundo entero es un salto cualitativo en el desarrollo de la conciencia de clase. La cuestión central es si este movimiento de masas por la libertad y la democracia se desarrolla ulteriormente hacia una lucha de clases revolucionaria por la democracia popular y el socialismo, o si fuerzas islamistas se llevan la palma y los gobiernos reaccionarios consiguen, a través de su propaganda y opresión, convertir el movimiento en una simple afirmación de su mentirosa democracia burguesa de tipo occidental. El movimiento revolucionario y obrero internacional debe dar la cara a esta lucha internacional por la libertad y la democracia, y demostrar a las masas, a través de un paciente trabajo de convencimiento, la salida revolucionaria de derrocar el imperialismo y de construir relaciones sociales socialistas. Contribuir al desarrollo de la conciencia de clase a niveles superiores es el desafío para los revolucionarios del mundo. Esto requiere un proceso transnacional de coordinación y revolucionarización de los movimientos de masas. En esta situación, la construcción de la ICOR es una respuesta importante. En este proceso, la ICOR va a experimentar su bautismo de fuego práctico.

En estos tiempos, la ICOR busca la cooperación estrecha y a pie de igualdad con todas las fuerzas revolucionarias. La ICOR llama a todos los obreros clasistas, los pueblos oprimidos, las mujeres en lucha, la juventud rebelde y las grandes masas, a comprometerse en la construcción y el fortalecimiento de la ICOR, a través del apoyo material y práctico, y a fortalecer la construcción de las organizaciones y de los partidos.

¡Adelante con la ICOR – la unión de los partidos y organizaciones revolucionarios en el mundo entero!

¡Proletarios de todos los países, uníos!

¡Proletarios de todos los países y pueblos oprimidos, uníos !

_______________________________________

Signatories (on 14. March 2012, further signatories possible):

1. MLOA, Marxist-Leninist Organization of Afghanistan

2. CPB, Communist Party of Bangladesh

3. GRC, Group of communist revolutionariesKrasny Klin(Red Wedge) Belarus

4. BCP, Bulgarian Communist Party

5. BRP(K), Bulgarian Workers Party (Communists)

6. ORC, Revolutionary Organization Congo

7. SMKC-KSM, Union of Young Communists of Czechoslovakia

8. PC (ML), Communist Party (Marxist-Leninist) Dominican Republic

9. MLPD, Marxist-Leninist Party of Germany

10. KOE, Communist Organization of Greece

11. CPI (ML), Communist Party of India (Marxist-Leninist)

12. Ranjbaran, Ranjbaran Party of Iran

13. KOL, Communist Organization of Luxemburg

14. Organization from Marocco

15. NCP (Mashal), Nepal Communist Party (Mashal)

16. GML / Rode Morgen Netherlands

17. PCP-I, Paraguayan Communist Party (Independent)

18. PML del Peru, Marxist-Leninist Party of Peru

19. Marxist-Leninist Platform Russia

20. CPSA (ML), Communist Party of South Africa (Marxist-Leninist)

21. MLGS, Marxist-Leninist Group of Switzerland

22. TIKB, The Union of Revolutionary Communists of Turkey

_________________________________________

International Coordination of Revolutionary Parties and Organizations

- Office of the ICC -

Buerer Strasse 39

D-45899 Gelsenkirchen

Germany

Phone: + 49-209-3597479

Email: coordinationint@yahoo.co.uk

Website: www.icor.info

Acciones de Documento