Usted está aquí: Inicio / 2017 / ¡Luchar contra el imperialismo y el fascismo hindú – construir movimientos del pueblo!

¡Luchar contra el imperialismo y el fascismo hindú – construir movimientos del pueblo!

Resolución de la 3a Conferencia Mundial de la ICOR, Noviembre de 2017

 

La política a favor de los consorcios y de atizar de manera fascista las contradicciones religiosas del régimen BJP racista-hindú bajo la dirección de Narendra Modi ya ha llevado a India a una recesión económica sin precedentes acompañada de disturbios sociales. Devaluación del dinero y el impuesto sobre las ventas extremadamente regresivo (GST = Goods & Services Tax), antifederal, que fue impuesto por orden de los centros neoliberales, escalada de precios en el país para productos petroleros como resultado de la abolición de precios fijos al respecto, etc, lo que es acompañado por la corrupción, han llevado a una concentración sin par de la riqueza de un pequeño grupo de súper ricos, mientras se empobrecen los obreros, campesinos y las amplias masas de los oprimidos. Hoy en día se manifiestan en la India tendencias profundamente parasitarias y deprimentes relacionadas con el capital de los consorcios. El imperialismo yanqui, y más específicamente bajo el gobierno Trump, ha continuado fortalecer su dictado neocolonial-neoliberal sobre India bajo el dominio de Modi. Desempleo y aumento de precios de la mayoría de los bienes y servicios esenciales que son imprescindibles para el abastecimiento de la gente, han erosionado el poder adquisitivo de los trabajadores en la India y alcanzan niveles hasta ahora desconocidos. Todos los ámbitos de la vida incluida la cultura, la investigación científica, la educación etc., se comunalizan y con ataques divisionistas y fascistas, en particular contra las minorías musulmanas y personas de las castas oprimidas, se crea deliberadamente una atmósfera de miedo, de odio mutuo y de desconfianza. Se cortan todos los derechos democráticos, incluido los derechos duramente conquistados por la clase obrera y aquellos intelectuales, artistas e incluso periodistas que critican al gobierno del BJP son eliminados por matones hindutva- fascistas, como lo demuestra el reciente asesinato de Gauri Lankesh .

Las relaciones con los países vecinos están en su peor momento, especialmente con Pakistán, donde en este caso no existen más posibilidades de conversaciones bilaterales. El imperialismo yanqui instiga al gobierno de Modi como socio menor contra China, lo que en parte también condujo a la cuestión de Doklam y en consecuencia al vergonzoso retiro de las tropas militares de India. También suben los gastos de defensa de la India donde una gran parte es destinada para importar armas, especialmente de los EEUU.. La actitud racista del régimen de Modi frente a los refugiados de Rohingya, actualmente la minoría más perseguida del mundo, y su decisión de deportarlos violentamente en nombre de la lucha contra el "terrorismo islamista" es sumamente despreciable.

El ardiente descontento de la gente de India contra esta política se fortalece de diferentes formas. De manera creciente la gente está tomando conciencia del hecho de que la política del gobierno de Modi sirve al continuo enriquecimiento de la élite financiera sumamente corrupta , tanto a nivel internacional como también en la India. La corrupción aumenta excesivamente e India sigue en posiciones altas en lo que se refiere a la dimensión del dinero negro en los paraísos fiscales extranjeros. Respecto a todos los índices relacionados con la cantidad de pobres, la tasa de mortalidad infantil y los niños desfavorecidos y con peso insuficiente, etc., la situación en India es muy alarmante. El saqueo de la naturaleza forzado por los consorcios bajo el pretexto del desarrollo y la eliminación de reglamentos medioambientales que antes se denominaban como tales, ya han conducido al país a una catástrofe ecológica. Como consecuencia de esta situación objetiva, las continuas luchas de la gente por sus condiciones de vida, por la protección del medio ambiente y por los derechos democráticos están cobrando impulso. Junto con los obreros organizados, grandes partes de las fuerzas trabajadoras no organizadas se levantan de diferentes formas contra la política antipopular. Abarcan a más del 90 % de los 480 millones de personas en edad laboral en el país, a los campesinos pobres sin tierra e incluso los campesinos medios, los estudiantes universitarios de renombradas universidades e institutos de ciencia y tecnología, etc..

Pero, los partidos de la oposición institucionalizada en la India, del Partido del Congreso hasta el CPI(M), siendo partidarios del neoliberalismo, no tienen ninguna alternativa que ofrecer contra el régimen fascista. En este contexto las luchas de la resistencia popular como la del movimiento Bhangar en Bengala Occidental dirigido por el CPI (ML) Red Star (Estrella Roja) arrojan luz sobre el importante desafío y la alternativa política frente al sistema. Corresponde a los revolucionarios, a todos los sectores progresistas y democráticos, estar a la altura de la situación para tomar la iniciativa de dirigir estos movimientos de la resistencia popular en desarrollo que están surgiendo en varias partes de la India en diferentes niveles, para desarrollar la alternativa popular socialista. Hoy el CPI (ML) Red Star está tomando la iniciativa para coordinar estas luchas con todos los sectores de ideas afines, con la perspectiva de una alternativa política sobre la base de una fuerza de izquierda independiente en interés del pueblo.

Descargar como PDF

Acciones de Documento