Usted está aquí: Inicio / 2017 / Seminario 100 años de Revolución de Octubre - Bloque Temático 3 / LA INTERNACIONAL COMUNISTA, LAS FUERZAS ARMADAS BURGUESES Y EL TRABAJO EN ELLOS PARA LA INSURRECCION.

LA INTERNACIONAL COMUNISTA, LAS FUERZAS ARMADAS BURGUESES Y EL TRABAJO EN ELLOS PARA LA INSURRECCION.

Partido Comunista de Colombia-Maoísta.(PCC-M), Contribución Nº A08 a la „discusión internacional en Internet sobre el significado de 100 años de Revolución de Octubre“, 15 de agosto de 2017

 

El ejercito imperial de Rusia zarista tuvo que enfrentar la participación en la Primera Guerra Mundial en condiciones bastante difíciles respecto a técnicas de combate y millones de campesinos obligados a combatir sin preparación o con muy poca. Millones murieron, quedaron heridos o prisioneros. Junto a la propaganda a favor de la revolución que se realizó en el frente de guerra, aporto a que se  desintegrara y  parte de él no enfrentó a los insurrectos en febrero de 1917, o los apoyó; y lo mismo sucedió en octubre.

A partir de esa experiencia revolucionaria la Internacional Comunista (IC) orientó que preparar la insurrección como vía requería que  los partidos revolucionarios hicieran trabajo en el ejército reaccionario para dividirlo, descomponerlo y colocar a una parte al lado del campo de la revolución, Y organizar un aparato paralelo al partido. En América Latina esta orientación no se cumplió de esa manera totalmente. Esto porque los europeos en un primer momento después de las guerras de independencia en el siglo XIX trabajaron por constituir ejércitos modernos, pero fue el imperialismo norteamericano quien formo directamente a los mandos altos y medios de los ejércitos de los Estados latinoamericanos convirtiéndolos en ejércitos profesionales, y con una concepción ideológica de oposición a las luchas del pueblo. Tan solo en treinta años de 1950 a 1980 fueron adiestrados 64.000 oficiales y soldados  en bases de los EEUU y Panamá.

Así la experiencia de la revolución cubana fue la del ejército rebelde de Fidel y el Che, combatiendo contra el ejército reaccionario de Fulgencio Batista hasta desintegrarlo con el triunfo de la revolución en 1959.

En la revolución nicaragüense,  fue parecido. Las fuerzas del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) combatieron a las tropas de Anastasio Somoza hasta  el final en la insurrección de Managua en 1979.

En el caso colombiano después de sesenta años de guerra, las guerrillas han combatido el ejército oficial, y la guerrilla de las FARC en 1998 estuvo cerca de derrotarlos. Y luego de la ofensiva del gobierno pasó a la defensiva hasta tener que firmar un acuerdo de paz con el gobierno a finales de 2016. En el caso del ELN la experiencia muestra que ellos tampoco han buscado hacer trabajo dentro del ejército de la reacción.

En El Salvador y Guatemala fue más o menos lo mismo. Hay ejemplos como el de Jacobo Arbenz de Guatemala, llamado el militar del pueblo, que propició un levantamiento armado con sectores del ejército, apoyado por el PC de Guatemala en 1944. Pero no llegaron al poder; Arbenz fue elegido presidente  en 1951.

El caso más emblemático en relación a la orientación de la IC de hacer trabajo en el ejército para la insurrección, fue la fallida insurrección de los comunistas de Brasil en 1935. Allí los comunistas, junto con sectores del ejercito oficial, lanzaron una insurrección creyendo que era posible, pues se suponía que se haría según el "esquema insurreccional de la Revolución de Octubre" copando sectores claves del poder. Y dado que Brasil, según los delegados de la IC y del PCB, era semi-feudal, los campesinos entrarían de inmediato en la revolución y lograrían el poder en todo el país. La dirección de la insurrección no se dio cuenta que el ejército de Brasil ya tenía una estructura de ejercito moderno con espíritu de cuerpo en todo el país y que ese no era el camino. Fueron derrotados en dos días.

El caso chileno durante el gobierno de Allende mostró que el ejército estuvo del lado del fascismo con el golpe de Estado de 1973. En el caso de Venezuela un sector del ejército estuvo con Hugo Chávez antes de ser presidente de la República, y siendo presidente, el ejército le dio su apoyo. Y es posible que en estos tiempos se presenten pugnas, y a la hora de una acción más violenta de la oposición se verá de qué lado está. En todo caso las milicias están siendo preparadas por el ejército. Este caso de Venezuela merece ser tenido en cuenta.

Entonces respecto de la revolución socialista de octubre de 1917 una lección es que la construcción de las fuerzas políticas y armadas para revolución no tienen por qué aplicar las políticas y métodos que sirvieron al "camino de octubre"  pero que en América Latina no sirvieron, en la medida en que las revoluciones no son "calcos ni copias" de ninguna revolución (Mariategui), mucho menos tratándose de la revolución rusa que se realizó en "condiciones excepcionales" como dijera Lenin. Se deben estudiar los ejemplos de la revolución mejicana, la columna de Prestes en Brasil y la revolución cubana.

Agosto, 2017.

Descargar como PDF

Acciones de Documento