Usted está aquí: Inicio / 2017 / Seminario 100 años de Revolución de Octubre - Bloque Temático 6 / Algunas enseñanzas de la Revolución de Octubre para la revolución socialista

Algunas enseñanzas de la Revolución de Octubre para la revolución socialista

MLPD Marxistisch-Leninistische Partei Deutschlands (Partido Marxista-Leninista de Alemania), Contribución No A 16 a la "Discusión internacional en internet sobre el significado de 100 años de Revolución de Octubre, 27 de septiembre de 2017

 

1. El triunfo de la Revolución de Octubre y la construcción del socialismo sólo fueron posibles porque el marxismo fue defendido y desarrollado en todos sus aspectosen sus tres partes integrantes: el materialismo dialéctico e histórico, la economía política y la doctrina de la lucha de clases. Lenin enfatizó en la disputa con los revisionistas y dogmáticos en qué consiste "el alma viva del marxismo: el análisis concreto de una situación concreta"1 Desde los tiempos de Lenin se han desarrollado cambios esenciales en la naturaleza, en la sociedad y en el pensamiento humano.

2. En su construcción como partido de nuevo tipo, el MLPD no sólo ha defendido el marxismo-leninismo. Desde el comienzo ha sacado conclusiones para la lucha de clases revolucionaria, de las fortalezas y deficiencias del antiguo movimiento comunista, así como de los cambios en el sistema imperialista mundial. El carácter creador del marxismo-leninismo se fundamenta en la dialéctica materialista. El MLPD convirtió la aplicación consciente del método dialéctico a las cuestiones candentes del tiempo en línea directriz de su trabajo teórico y práctico:

3.a) Cambios en la economía política del sistema imperialista mundial: Cuando Lenin investigó la economía política del imperialismo, la transformación del capitalismo monopolista en capitalismo monopolista de Estado y la internacionalización del modo de producción recién habían comenzado. Sobre el fundamento de la base de poder monopolista de Estado, el modo de producción capitalista internacionalizado se hizo predominante con la nueva organización de la producción internacional desde comienzos de los años 1990. El MLPD analizó este cambio esencial del sistema imperialista mundial: Una capa dirigente de alrededor de 500 supermonopolios internacionales instaló su poder único sobre la economía mundial, la política mundial y la vida social a nivel internacional. La sobreacumulación del capital se volvió crónica y causó una nueva cualidad del carácter de crisis general del imperialismo. La competencia interimperialista se agudizó hasta el extremo con la formación de numerosos países neoimperialistas. La amenazante catástrofe global del medio ambiente y el peligro general de guerra cuestionan las bases de la vida humana de manera existencial. Luchas enconadas de los obreros y de las amplias masas señalan que después de la crisis revolucionaria mundial de 1917 a 1923 está desarrollándose un creciente potencial para una nueva crisis revolucionaria mundial. Fue introducida una nueva fase de transformación histórica del capitalismo al socialismo.

3.b) Cambios en la relación entre espontaneidad y consciencia en el movimiento obrero. La Revolución de Octubre fue un triunfo de la consciencia sobre el oportunista culto a la espontaneidad. Fue un triunfo de la capacidad del partido revolucionario de ganar, sobre la base de las luchas de clase espontáneas, a la mayoría decisiva de la clase obrera para el socialismo y a las amplias masas como aliados. Desde entonces se han desarrollado principalmente tres nuevos problemas en la interrelación entre los factores objetivos y subjetivos para la revolución socialista. Estos se vuelven idénticos en la cuestión del modo de pensar.

Primero, el socialismo fue destruido desde el interior. Un factor esencial eran cambios en el modo de vivir de cuadros dirigentes. Su modo de pensar cambió, hasta tal punto que se transformaron en burócratas pequeñoburgueses. Estos usurparon el poder después de la muerte de Stalin y, como nueva burguesía, impusieron en la Unión soviética la restauración de un capitalismo burocrático-monopolista de Estado de nuevo tipo.

Segundo, el modo de pensar pequeñoburgués resultó ser la causa principal de escisiones y liquidacionismo en la nueva construcción de partidos marxista-leninistas. Se manifestó en el desprecio de ganar a obreros con conciencia de clase, en activismo, subestimación del trabajo de hormiga sistemático, menosprecio del trabajo ideológico-político y del trabajo científico, dogmatismo, presunción, cultura de disputa pequeñoburguesa, ultrademocratismo y ultracentralismo, incapacidad para la autocrítica, etc.

Tercero, la calma relativa durante un tiempo relativamente prolongado en todos los países imperialistas también radicó en el refinado aparato de engaño monopolista de Estado. El capital financiero internacional, único dominante, desarrolló un sistema entero del modo de pensar pequeñoburgués como método de gobierno en más o menos todos los países, para desorientar, desorganizar y desmoralizar la lucha de clases proletaria.

Con la doctrina del modo de pensar, el MLPD elaboró las conclusiones para la construcción del partido revolucionario, la lucha de clases proletaria y la construcción del socialismo sobre el fundamento del modo de pensar proletario.

3.c) Cambios en la doctrina de la lucha de clases: Lenin había continuado desarrollando la estrategia de la revolución proletaria internacional de Marx y Engels. Mantienen vigencia general la meta fundamental de los Estados unidos socialistas del mundo y la instalación de la dictadura del proletariado.

Sobre la base de los cambios que se han producido desde entonces, el MLPD desarrolló una estrategia y táctica de la revolución socialista internacional. Hoy la estrategia de la revolución internacional ya no abarca sólo algunos pocos países capitalistas desarrollados, sino la lucha de clases proletaria y la lucha de liberación antiimperialista en todos los países del mundo. El adversario directo es el capital financiero internacional único dominante y el sistema imperialista mundial, aunque en cada país debe ser combatido y derrotado el respectivo enemigo imperialista principal. Hoy día, el proletariado industrial internacional que abarca alrededor de 500 millones trabajadores en los sistemas globales de producción debe ponerse a la cabeza de la lucha de la clase obrera internacional y de sus aliados contra el imperialismos y por el socialismo.

Lenin también suponía una reacción en cadena de revoluciones proletarias subsiguientes en los países capitalistas. Hoy, la revolución internacional se despliega como proceso recíproco de revoluciones en diferentes tiempos y de carácter diferente en los países individuales, las cuales deben revolucionarizarse mutuamente, cooperar entre ellas, y/o ser coordinadas unas con otras.

La Revolución de Octubre triunfó con el internacionalismo proletario como base general del movimiento comunista. Hoy día hay que promover en este proceso particularmente la conciencia proletaria-internacionalista de la clase obrera internacional, en unidad dialéctica con la conciencia internacionalista de las amplias masas. Esto debe imponerse contra las influencias del modo de pensar pequeñoburgués-socialchovinista, del modo de pensar pequeñoburgués-nacionalista y del modo de pensar pequeñoburgués-internacio­nalista.

Hoy día se requiere un amplio sistema de formas de organización internacionales para coordinar y revolucionarizar las luchas de la clase obrera y de los movimientos de masas relacionados con ella. La ICOR como forma de cooperación del movimiento obrero revolucionario internacional que está organizada de forma duradera, adquiere un papel clave para formar los requisitos subjetivos para la revolución socialista internacional. ¡El fortalecimiento del factor subjetivo está a la orden del día!

Oskar Finkbohner (MLPD)

1 Lenin, "Kommunismus", Revista de la Internacional Comunista …, en O. C., tomo XXXIII, pág. 260.

Descargar como PDF

Acciones de Documento