Usted está aquí: Inicio / 2017 / Una nueva cualidad del carácter de crisis general del imperialismo y las posibilidades para los revolucionarios

Una nueva cualidad del carácter de crisis general del imperialismo y las posibilidades para los revolucionarios

de MLPD, Rote Fahne, Gabi Gärtner, 21 de abril de 2017

 

El año 2017 se revela, ya en estos momentos, como un año de grandes cambios. Muchos consideran "peligrosísima" la forma como el presidente estadounidense Donald Trump ejerce su cargo – y tienen razón. Pero, ¿cuáles son las causas y antecedentes? Surgen muchas preguntas, mucha preocupación pero también mucha resolución en vista de las cada vez más frecuentes crisis, las guerras pero también nuevas luchas y movimientos de masas. Hay grandes cambios también en el MLPD al pasar la presidencia del partido de Stefan Engel a Gabi Gärtner. En este contexto movido se realizó, hace poco, la 2a sesión plenaria del nuevo Comité Central del MLPD, elegido por el X Congreso de 2016. En un discurso de principios al respecto, Gabi Gärtner, la nueva presidenta del partido, analizó en estrecha coordinación con Stefan Engel, la situación mundial actual así como las grandes tareas y los chances de los revolucionarios. Rote Fahne documenta extractos del discurso.

 

Para la preparación de la revolución socialista internacional es de suma importancia calificar siempre de manera acertada el desarrollo del sistema imperialista mundial y del potencial de la crisis revolucionaria mundial. Desde hace algunos años se están desplegando las tendencias abiertamente reaccionarias del imperialismo y de sus gobiernos.

Desde 2012 –y con mayor intensidad en los años 2014 a 2016– se han instalado cada vez más gobiernos abiertamente reaccionarios, nacionalistas y hasta fascistoides, o los gobiernos pasaron a una política abiertamente reaccionaria. La gran mayoría de los gobiernos burgueses –entre otras el gobierno de Merkel y Gabriel– ha realizado un giro a la derecha– una reacción al incipiente cambio progresista del estado de ánimo entre las masas a nivel internacional.

La entrada en funciones de Donald Trump en EE.UU. marca un cambio de cantidad en una nueva cualidad del carácter general de crisis del imperialismo. A principios de marzo del 2017, Stefan Engel caracterizó el desarrollo de la siguiente manera: "Las políticas de Trump y el giro a la derecha de varios gobiernos son la tentativa reaccionaria del imperialismo de salir de su carácter de crisis. El desarrollo de países neoimperialistas es expresión de la crisis del imperialismo. La reacción de varios antiguos países imperialistas, tales como Gran Bretaña con el Brexit, EE.UU., el giro a la derecha del gobierno japonés o también el avance provocador de la OTAN tal como en Europa Oriental manifiestan la creciente agresividad y militarización del sistema imperialista mundial."

 

Está surgiendo una nueva situación de partida

Sobre esta base, surgieron las siguientes tesis, como resultado de investigaciones detenidas que quisiera explicar en lo sucesivo:

1. A causa de importantes desplazamientos en las correlaciones de fuerzas imperialistas, la lucha competitiva internacional amenaza con adoptar más y más el carácter de una contienda abierta y de la confrontación.

2. La labilidad económica y política del imperialismo se profundiza en todos sus aspectos.

Particularmente el crecido peligro de guerra mundial y las medidas que aceleran la transición hacia la catástrofe ecológica global, amenazan la paz mundial y las bases de existencia de la humanidad en un nuevo nivel.

3. Los cambios ocurridos desde que Donald Trump entró en funciones de ninguna manera tienen sólo el carácter de un mero cambio de gobierno:

Con su entrada en el gobierno se produce un cambio de los métodos de dominio. Éstos entran más y más en contradicción con las tradicionales costumbres democrá­tico-burguesas, diluyen tendencialmente el orden de posguerra del sistema imperialista mundial, y en lugar del sistema gubernamental del modo de pensar pequeño­burgués, Trump aplica la reacción abierta hacia el interior y el exterior.

4. Comienza un cambio progresista del estado de ánimo entre las masas sobre la base de procesar y posicionarse contra la derechización mundial de los gobiernos así como de la fascistización de los aparatos estatales cuyo transitorio punto álgido es el ejer­cicio del cargo del presidente estadounidense Trump. Sobre esa base surge un auge mundial de las luchas obreras y de las masas en toda la gama de la resistencia popular activa.

5. De esos factores se perfila el desarrollo de una nueva situación de partida táctica en la política mundial.

6. Una nueva cualidad en el desarrollo de la crisis del imperialismo debe repercutir también en un nuevo nivel de la lucha transformadora de la sociedad.

La conclusión más importante es el necesario fortalecimiento de la construcción de partidos marxistas-leninistas en cada vez más países y su coordinación práctica sobre todo mediante la ICOR – en unión con una gradual unificación ideológico-política. 

En Alemania, el eslabón actual es la compenetración de la ofensiva táctica por el verdadero socialismo y contra el anticomunismo moderno en unión con la construcción de la Alianza Internacionalista con la campaña de los "100 años de la Revolución de Octubre" para afilar la visión estratégica. La nueva orientación de la estratégica y táctica marxista-leninista con el telón de fondo de los cambios políticos mundiales puede volverse la mayor oportunidad desde la Segunda Guerra Mundial: para nosotros y para los revolucionarios a nivel mundial.

 

EE.UU.: Nuevo método de gobernar

La creciente polarización social socava el sistema del modo de pensar pequeñoburgués cada vez más profundamente y en todos sus aspectos. En EE.UU. ha resultado en el fracaso del modo de pensar pequeñoburgués como método de gobernar.

¿En qué consiste, pues, la nueva situación de partida táctica cuyo surgimiento se está perfilando?

Evidentemente, la desestabilización del sistema imperialista mundial, que fue iniciada con la nueva organización de la producción internacional, aumenta aceleradamente y está relacionada con una serie de nuevos fenómenos.

Por ejemplo la tentativa abiertamente racista de calumniar al Islam en general como base ideológica del terrorismo; intensificar el proteccionismo en vez de promover el libre comercio; cuestionar radicalmente las concesiones hechas al movimiento ecologista internacional e iniciar una agravación agresiva de medidas destructoras del medio ambiente; además, orientar la política de poder imperialista no más en primer lugar en el pacifismo imperialista sino en la agresión y militarización abiertas. Como método de engaño, Trump recurre a una demagogia ultrarreaccionaria hasta socialfascistoide. Entre sus nuevos métodos están, entre otros:

1. El abandono de costumbres democrático-burguesas en el trato con la oposición burguesa, los medios burgueses y las instituciones parlamentarias.

2. Confrontación y agresividad en vez de diplomacia en la política exterior; abandono provocativo del cumplimiento de acuerdos.

3. Socavación de la división burguesa de poderes: gobernar mediante decretos eludiendo al parlamento; amenazas y soborno para subordinar a diputados y jueces burgueses a su rumbo.

4. Renuncia tendencial a la mentira vital sobre los "EE.UU. como potencia pacífica": militarización abierta del gobierno y de la política guerra, violencia y tortura como medios legítimos para imponer los intereses nacionales.

5. Ataque contra los medios burgueses y las ilusiones todavía existentes de la "información libre por los medios". Manipulación de la opinión pública mediante calculadas informaciones falsas y provocación mediante la descarada propagación de mentiras como "hechos alternativos"; abierta negación reaccionaria de conocimientos científicos fiables.

6. Propagación de una ideología abiertamente racista, sexista y nacionalista para fascistizar y dividir la sociedad.

7. El afán de ganancia capitalista despiadado y pragmático se convierte abiertamente en el programa del gobierno.

8. El ataque provocador y radical contra anteriores "afirmaciones consensuadas" del sistema del modo de pensar pequeñoburgués tal como la protección del medio ambiente y un abierto cambio de rumbo.

Pero, al contrario de Erdogan en Turquía, Trump todavía no ha introducido un sistema abiertamente fascista. El hecho de que, en EE.UU., los derechos y las libertades democrático-burgueses todavía se mantienen ampliamente intactos, tiene algo que ver con el hecho de que, hasta el momento, la base de masas en EE.UU. todavía no es suficiente para tal política abiertamente reaccionaria y que la protesta del movimiento popular democrático ha aumentado a saltos.

Erdogan, en cambio, puede contar con su AKP con una base de masas relativamente amplia y consolidada. Las personas que votaron por Trump porque se dejaron engañar por su demagogia no se pueden igualar en general con aquéllos que orientan o apoyan plenamente su política reaccionaria. Ellos constituyen solamente un grupo más bien pe­queño de los sectores más agresivos del capital financiero estadounidense, de republi­canos políticamente ultrarreaccionarios, sectores del movimiento del Tea Party y los crea­cionistasi hasta la red fascista de Breitbart. A principios de febrero, una encuesta de CNN comprobó: "Seis de cada diez norteamericanos están hartos de su nuevo presidente. El 40 por ciento de los electores en EE.UU. incluso exige que se destituya a Trump."ii

Ideológicamente, los diversos gobiernos ultrarreaccionarios por muy diferentes que sean sus manifestaciones están relativamente de acuerdo con diferentes teorías de justificación. Por ejemplo, la revista Spiegel, No 6 de 2017, propaga la teoría de la "democracia iliberal": "En muchas parte del mundo, la así llamada «democracia iliberal» vive un resurgimiento, o sea la democracia autoritaria en la que un gobernante si bien es elegido más o menos libremente, los derechos fundamentales de los ciudadanos son restringidos y el cambio del poder se hace más difícil."

 

Problemas de ejercicio de poder

Hoy en día, los sectores dominantes no pueden imponer tan fácilmente el fascismo abierto o dictaduras militares contra las masas tampoco en vista de la producción internacionalizada. Tienen que encontrar "nuevas vías" para abolir o al menos restringir fuertemente todos los derechos y libertades democrático-burgueses que consideran "molestos". En este contexto les conviene el hecho de que las diversas leyes de emergencia, la legislación "antiterrorista" o disposiciones respecto al estado de excepción posibilitan esto ya en el marco de la democracia burguesa.

En muchos gobiernos y partidos derechizados, el trasfondo político e ideológico y los "hombres" detrás son fascistas abiertos. Por ejemplo, el fascista Steve Bannon es uno de los asesores principales de Trump. Bannon a su vez alaba a Alexander Dugin, conocido como "él que susurra al oído de Putin", y su "nacionalismo intransigente". Dugin venera al fascismo italiano y planea una "revolución mundial de derecha" en la que se unan los nacionalistas de todos los países para "secar el pantano liberal"iii, codo a codo con EE.UU.

El mismo Putin amplía sus relaciones con fuerzas fascistoides. Hace poco recibió a Marine Le Pen, dirigente del Frente Nacional de Francia, y le pareció "interesante intercambiarse … [Según él] ella representa un «espectro político» en Europa que se desarrolla rápidamente."iv

Al mismo tiempo, los fascistas abiertos son inaceptables entre las masas de manera que Le Pen en Francia tuvo que apaciguar el rumbo abiertamente fascista de su padre; también el partido "Alternativa para Alemania" (AfD) tuvo que iniciar un procedimiento de expulsión del partido contra Björn Höcke. Así, pues, tenemos que observar y cualificar detenidamente las diferentes transiciones en los métodos de dominación, de la democracia burguesa al dominio abiertamente reaccionario hacia el interior y exterior hasta las dictaduras fascistas, y orientar nuestra estrategia y táctica al respecto.

Aumenta aun más la importancia de la elaboración del Camino Revolucionario 36/37 acerca de la crisis de la ideología burguesa y la doctrina del modo de pensar, en vista de las "batallas" por el modo de pensar de las masas que van acompañadas.

 

Erosión del sistema del modo de pensar pequeñoburgués

Crece la búsqueda por una alternativa social en Alemania, y ya desde un tiempo prolongado se desarrolla una continua, creciente actitud abierta y un interés por la alternativa socialista y el MLPD. Ésta es la expresión más importante de la erosión del sistema del modo de pensar pequeñoburgués.

El surgimiento de un cambio progresista del estado de ánimo se ha fortalecido a nivel internacional en el transcurso del año 2016. La entrada al gobierno de Trump en enero del 2017 desafía aún más a las masas para tomar posición en la sociedad. Desde comienzos de 2017 más de 10 millones de personas, en grandes protestas de masas, se han manifestado y entrado en huelga en todo el mundo. Solamente contra la política de Trump participaron más de cinco millones – en manifestaciones, bloqueos y en parte huelgas obreras. Sólo durante la toma de posesión presidencial salieron a las calles 4,7 millones de personas en 800 ciudades del mundo. También se trataba de las manifestaciones y marchas más grandes de la historia de la posguerra por los derechos de la mujer, coordinadas a nivel internacional.

Un nuevo, masivo movimiento juvenil se desarrolla entre otros en los EE.UU. Una mayoría entre los menores de 30 años rechaza el capitalismo y entre la juventud existe una necesidad hasta ahora desconocida por tener conciencia y una simpatía por el socialismo. Hay notoriamente mucho más fuerzas que quieren entrar en contacto con el MLPD y con la ICOR …

Además hubo manifestaciones por los derechos de los refugiados, entre otras con 300.000 personas en Barcelona el 15 de febrero. Protestas de masas lograron la renuncia del gobierno reaccionario de Corea del Sur o la retirada de la legalización de la corrupción política en Rumania. En Brasil protestaron el 15 de marzo un millón de personas con huelgas, bloqueos, ocupaciones y manifestaciones contra una amplia abolición del sistema de jubilación. En la India participaron el 3 de marzo un millón de personas en la huelga nacional de los empleados bancarios contra la política de privatizaciones del presidente Modi.

La conciencia de la mujer en algunos países se despierta en amplia escala y se politiza. En Polonia más de 100.000 mujeres impidieron en octubre del 2016 una prohibición absoluta del aborto, con manifestaciones y huelgas. En Turquía el movimiento de mujeres impidió una ley que legalizaba de hecho las violaciones – la primera derrota abierta de la dictadura fascista de Erdogan. El Día Internacional de la Mujer hubo en muchos países manifestaciones de masas.

En Europa del Este hubo entre otras en Armenia, Macedonia, Polonia, Rumania y en Hungría continuas y amplias protestas de masas contra los gobiernos ultrarreaccionarios.

Son notables las manifestaciones de masas en Rusia, donde la juventud de manera masiva sale a las calles; lo mismo ocurre en Bielorrusia. Hubo luchas obreras en parte encarnizadas en China y en la India a comienzos de marzo – en la Volkswagen en China a favor de la contratación fija de los obreros subcontratados.

Los sectores dominantes reaccionan a este desarrollo con reforzada opresión, con formas socialchovinistas o socialfascistas y con otras formas abiertamente reaccionarias de la demagogia. En India, en marzo, fueron condenados a cadena perpetua los dirigentes de la huelga de Maruti por supuesto asesinato, contra lo cual inmediatamente se realizaron huelgas de masas y el 4 de abril se realizó un día de huelga y de protesta a nivel mundial. El gobierno turco prohibió en enero la huelga de los obreros metalúrgicos con la argumentación de que se "pone en peligro la seguridad nacional".

 

Intentos de amortiguación reformista

Al mismo tiempo fuerzas como Martin Schulz (SPD) o Emmanuel Macron, candidato independiente a la presidencia en Francia, intentan revitalizar el sistema gubernamental del modo de pensar pequeñoburgués.

También el movimiento contra Trump no es generalmente progresista ni mucho menos de izquierda. Abarca también a partidarios de un deseado gobierno de Clinton, con sectores del capital monopolista y sus representantes multimillonarios como Mark Zuckerberg, George Soros o Bill Gates; personas liberales o democráticas provenientes de los medios de comunicación, de la justicia, del aparato de funcionarios y de sectores de artistas.

Pero, este movimiento burgués y pequeñoburgués opositor al gobierno abiertamente reaccionario y fascistoide de Trump va a fracasar. Pues no ofrece ninguna verdadera alternativa frente al carácter de crisis del imperialismo que ha conducido al cambio actual del método de dominio en los diferentes gobiernos imperialistas.

Tampoco pueden simplemente volver por detrás de la crítica al método de gobierno del modo de pensar pequeñoburgués. El giro hacia la "justicia social", propagado por el nuevo presidente del SPD y candidato a la cancillería Martin Schulz, en todo caso no va a conducir a que se anule la redistribución del ingreso nacional a costa de las amplias masas, política que cae en la responsabilidad del SPD bajo Gerd Schröder. Con Martin Schulz tampoco se realizará una ruptura con las leyes Hartz, ni con la ley de jubilación Riester, la jubilación con 67 años o la disolución del financiamiento paritario de los seguros sociales.

Aparentemente la dirección del SPD especula con márgenes de maniobra para reformas sociales, que han emergido debido a la situación económica en Alemania. Pero, éstas efectivamente sólo son de naturaleza temporal y en la próxima crisis económica y financiera mundial serán eliminadas rigurosamente. Además, los monopolios instan a que se mantengan los "riesgos" de un desarrollo económico lo más bajos posible, lo que desde su punto de vista no da espacio para abolir las leyes Hartz. Solamente un cambio de la política de intereses bajos por parte del Banco Central Europeo (BCE) política que se ha solicitado varias veces–, y un aumento de los intereses le podría causar gastos de miles de millones de euros al gobierno. El SPD finalmente seguirá jugando su papel de gerente de los monopolios.

 

Base económica de la desestabilización

En lo económico, la desestabilización del imperialismo tiene su base esencial en el hecho de que la sobreacumulación crónica del capital sobre el fundamento de la nueva organización de la producción internacional ha alcanzado un nuevo nivel. Entre el 2008 y el 2015 el porcentaje de los 14 países neoimperialistasv en las inversiones brutas mundiales creció del 28,5 al 41,9 por ciento, mientras que la cuota de los viejos países imperialistas (OCDE) cayó del 66,7 al 51,8 por cientovi.

Al principio esto tuvo el efecto de una válvula de escape para los supermonopolios imperialistas líderes quienes, entre otras con esta medida, ya en el 2009 hasta el 2011 habían salido de la crisis económica mundial. Pero, con el traslado de las inversiones crecieron nuevos poderosos competidores imperialistas. De 2007 a 2014, su cuota en la exportación de capitales a nivel mundial se triplicó al 30,9 por cientovii según las salidas anuales de capital.

A partir del 2015, sin embargo, se produjo un viraje en la exportación de capital. El porcentaje de las inversiones de los países neoimperialistas en la exportación de capital a nivel mundial cayó del 30,9 por ciento en el año 2014 al 19,9 por ciento en el 2015; el porcentaje de China bajó del 18,9 al 12,5 por ciento. Los viejos países imperialistas, en cambio, y particularmente la Unión Europea (UE), aumentaron su cuota en la exportación de capital al 33,0 por ciento en el año 2015, comparado con el 22,5 por ciento en el 2014. Por otra parte, los EE.UU. retrocedieron aún más: del 24,0 al 20,3 por ciento.viii

Iósif Stalin, comunista ruso y durante décadas a la cabeza de la Unión Soviética socialista señaló "que el desarrollo desigual de los países capitalistas a lo largo del tiempo conduce generalmente a una brusca perturbación del equilibrio en el sistema mundial del capitalismo …", lo que resulta en drásticas "crisis y catástrofes bélicas".ix La multi­polaridad del imperialismo es expresión de esta desigualdad en el desarrollo y al mismo tiempo la ha acelerado enormemente. Ésta es la raíz del aumento de las confrontaciones bélicas en el mundo hasta el surgimiento de un nuevo peligro de guerra mundial.

 

Retroceso de los EE.UU.

El retroceso masivo del imperialismo estadounidense respecto a su posición dominante en el mercado mundial es la desigualdad más evidente en el desarrollo del sistema imperialista mundial.

Un punto de partida de este desarrollo es el fracaso militar y económico de la estrategia imperialista estadounidense en el Cercano y Medio Oriente. Sólo la guerra en Irak le costó a los EE.UU. 2,2 billones de dólares estadounidensesx hasta el año 2013; la guerra en Afganistán le costó cerca de 1,5 billones de dólares hasta el 2015.xi

A través de la masiva expansión del fracking que destruye el medio ambiente, los EE.UU. Unidos pudieron conquistar durante breve tiempo el liderazgo en la producción de petróleo en el mercado mundial. Pero, Arabia Saudita y Rusia respondieron con el aumento de la producción de petróleo. Entre junio de 2014 y enero de 2016, el precio del petróleo cayó de 110 dólares por barril a 27, hundiendo así la industria del fracking en una profunda crisis. Desde entonces se han cerrado plantas de fracking en los EE.UU. y solamente en Texas se han eliminado 100.000 puestos de trabajo en la industria petrolera.xii Rusia y Arabia Saudita reconquistaron el liderazgo en la producción de petróleo y desplazaron a los EE.UU.xiii Una de las metas declaradas por Trump es fomentar de nuevo el fracking en gran escala.

En la industria automotriz en el año 2000 la General Motors y la Ford –considerando el volumen de ventasfueron los más grandes consorcios automotrices del mundo, todavía por delante de la DaimlerChrysler, Toyota y Volkswagen. Mientras la Volkswagen ha conquistado el séptimo lugar de los supermonopolios internacionales, General Motors ha caído al 19o lugar, Ford al 20o. La situación es parecida en la industria petrolera o en los grandes bancos. No es casualidad que entre los miembros del gabinete y de los consejeros del presidente Trump figuran, además de tres generales

  • tres representantes de la Goldman-Sachs (Steven Mnuchnin, Gary Cohn, Walter J. Clayton),

  • dos de la industria petrolera, entre ellos el anterior presidente de la gerencia de ExxonMobil, Rex Tillerson,

  • Mary Barra, presidenta de la gerencia de General Motors.

Ellos representan en los EE.UU. las fuerzas del capital financiero internacional, único dominante, que han sufrido el mayor retroceso en la lucha competitiva particularmente con China y sobre esa base han desarrollado una agresividad particular.

 

China con un cambio de estrategia

El socialimperialismo chino ha iniciado con su plan "Made in China 2025" un cambio en su estrategia de la lucha por dominar el mercado mundial. Hasta ahora los monopolios chinos invirtieron sobre todo en América Latina y África, para asegurarse las materias primas y los mercados de venta; ahora aumentan en Europa sus inversiones en sectores con grandes conocimientos tecnológicos, con prioridad en Alemania.xiv Del 2015 al 2016 las inversiones chinas en la UE aumentaron un 77 por ciento alcanzando más de 35 mil millones de euros.xv

 

Ofensiva de exportación alemana sobre terreno inestable

El imperialismo alemán además fue favorecido significativamente por el cambio en la correlación de las fuerzas imperialistas: En el 2016 la ofensiva exportadora de los monopolios alemanes alcanzó un nuevo récord con productos vendidos de un total de 1,207 billones de euros. También las importaciones llegaron a un nuevo récord con 954,6 mil millones de eurosxvi; esto significa un superávit en exportaciones de cerca de 250 mil millones de euros. Esta ofensiva exportadora es la base económica para el fortalecimiento del papel del imperialismo alemán a nivel mundial, para lo cual se ha servido rigurosamente de la UE como base política y económica, a costa de otros Estados.

Pero, también en la lucha competitiva con el imperialismo estadounidense el imperialismo alemán ganó terreno. Del 2012 hasta el 2015 las importaciones de los EE.UU. aumentaron solamente en 1,2 mil millones de euros, mientras que las exportaciones a los EE.UU. aumentaron en 25,6 mil millones de euros. Esto va acompañado de notables cambios en las relaciones comerciales. China en un año, del 2015 al 2016, se convirtió en el socio comercial más grande de Alemania, pasando del cuarto al primer lugar, mientras que los EE.UU. cayeron del primer al tercer lugar.xvii Pero, la ofensiva exportadora alemana no tiene una sólida base. Ella significa también una extrema dependencia del desarrollo económico mundial extremadamente inestable.

Políticamente Angela Merkel se presenta como "la defensora de la democracia y de los valores de Occidente actualmente más importante".xviii Aunque el "Brexit" debilite política, económica y militarmente a la UE, el gobierno de Merkel al mismo tiempo se aprovecha de la situación para fortalecer el papel líder de Alemania en la UE y en el mundo. La con­cepción de crisis sobre la "Europa de las dos velocidades" consolida el afán de dirección del imperialismo alemán en la UE, junto con los debilitados Estados Francia e Italia.

 

La agresividad creciente del imperialismo alemán

También en el aspecto militar, el imperialismo alemán amplía su posición. En 2016, exportó armamento por un valor de 6,88 mil millones de euros; esta es la segunda suma más alta en su historia. La concesión al reclamo del presidente de EE.UU., Trump, de aumentar los gastos militares para la OTAN al dos por ciento del producto interior bruto (PIB) demuestra que Alemania y la UE quieren posicionarse también militarmente en la lucha por el nuevo reparto del mundo.

Por otro lado, el giro del gobierno hacia la derecha, el cual destaca más evidente el carácter agresivo del imperialismo alemán, ha agudizado la latente crisis política del gobierno. El gobierno está confrontado con una crítica creciente incluso de parte de círculos burgueses: critica a las exportaciones de armas, las expulsiones sobre todo a Afganistán, la colaboración con regímenes reaccionarios y fascistas tales como en Turquía y Arabia Saudita, el desmantelamiento de derechos y libertades democrático-burgueses. El mito de la "cultura de bienvenida" creado por Merkel tampoco se puede mantener.

 

Proteccionismo y libre comercio – dos caras de una moneda

El nuevo proteccionismo agresivo iniciado por el presidente estadounidense Trump –con aranceles de hasta el 35 por ciento– y la rescisión de zonas de libre comercio multi­laterales pretenden, presuntamente, recuperar la estabilidad de la economía estadouni­dense frente a sus competidores. El programa actualizado del MLPD señala que las inter­nacionalizadas relaciones de producción monopolistas de Estado cuestionan "perma­nentemente al Estado nacional, pues éste se ha convertido en un impedimento para el desarrollo ulterior de las internacionalizadas fuerzas productivas. Al mismo tiempo crece la importancia de los Estados nacionales y del armamento de su aparato de poder."xix

La contradicción entre las fuerzas productivas internacionalizadas y las formas de organización estatales nacionales se agudiza actualmente en una nueva cualidad. Trump y los demás gobiernos ultrarreaccionarios y fascistoides representan la defensa de las aspiraciones de poder de los respectivos Estados nacionales con la fascistización abierta de su aparatos estatales. No obstante, ni EE.UU. ni Gran Bretaña jamás pueden recuperar su recaída sin aliados. Por eso, estas políticas tal vez pueden tener éxitos a corto plazo, pero a fin de cuentas sufrirán un fracaso. El Brexit puede llevar incluso a la desintegración de todo el "Reino Unido" ya que tanto Escocia como Irlanda del Norte anunciaron que no van a participar en el Brexit y que quieren quedarse en la UE.

El interés del imperialismo alemán en el llamado "libre comercio" y el conflicto con la po­lítica de Trump basado en ello– está dictado por la estructura del imperialismo alemán que depende de las exportaciones. Pero la política del imperialismo alemán, además de utilizar agresivamente el comercio mundial para lograr ventajas competitivas, está relacio­nada al mismo tiempo con aranceles protectores y otras medidas proteccionistas. La página web Global Trade Alert que "vigila" sobre medidas proteccionistas a nivel mundial actualmente lista para Alemania 353 medidas proteccionistas. EE.UU. figuran en la lista con 1.281, India con 656, Rusia con 658 y China con 267 medidas protec­cionistas.xx

Los cantos propagandísticos de alabanza al "libre comercio" de los competidores imperialistas que se dirigen contra el proteccionismo buscan ganar a las masas para la lucha competitiva imperialista por el mercado mundial. Los que cantan más fuerte, como Alemania y China, también son los que sacan más provecho de ello.

El "proteccionismo" y el "libre comercio" son dos caras de la misma moneda con la cual los supermonopolios internacionales tratan de conseguir una ventaja en la lucha competitiva internacional – donde a veces uno a veces otro de los dos aspectos puede estar en el primer plano. Sin embargo, ambas tácticas de la política imperialista entran cada vez más en una contradicción irresoluble con la producción internacionalizada y el desarrollo de las fuerzas productivas revolucionarias. Por eso son, contra su voluntad, fuerzas motrices importantes para la desestabilización del imperialismo y el desafío revolucionario a las masas del mundo.

 

Economía mundial fluctuante

La desigualdad del estancamiento fluctuante en la economía mundial sigue desarrollándose y con una tendencia a oscilaciones más fuertes hacia arriba y abajo. Están traqueando también los antiguos países imperialistas que, en 2014, con el fin de la crisis económica y financiera mundial, han vuelto a convertirse temporalmente en el motor principal de la economía mundial. La producción industrial de EE.UU., que superó en 2014 y 2015 ligeramente el nivel anterior a la crisis, está descendiendo ininterrum­pidamente desde el 4° trimestre de 2015.

Desde 2015, la producción industrial de la UE tiene una leve tendencia hacia arriba, pero en el 4° trimestre de 2016 estuvo todavía en el 5,6 por ciento por debajo del nivel anterior a la crisis. La producción industrial queda muy inferior al nivel anterior a la crisis en Gran Bretaña con el 90,5 por ciento, en Francia con el 88,5 por ciento, en Italia con el 79,5 por ciento y en España con el 76,4 por ciento; y de igual manera en Japón con el 85,5 por ciento.

Una particularidad en Alemania es el crecimiento del producto interior bruto (PIB) que ascendió, en el 4° trimestre de 2016, al 107,9 por ciento del nivel anterior a la crisis. Las tasas de crecimiento más altas tenían el sector de finanzas y seguros con 3,9 por ciento y el sector de información y comunicación con 2,9 por ciento. La así llamada industria manufacturera alcanzó solamente 0,5 por ciento. En 2016, la producción industrial osciló en Alemania alrededor del nivel anterior a la crisis con desviaciones de -0,4 por ciento hasta +2,0 por ciento.

También la base económica de los países neoimperialistas que se había fortalecido enormemente durante la crisis económica y financiera mundial, está perdiendo dinámica y fuerza:

El Brasil está atrapado, desde 2015, en una crisis económica; la producción industrial en el 4° trimestre de 2016 estuvo un 18,5 por ciento por debajo del nivel anterior a la crisis.

La producción industrial de Turquía en el 3er trimestre de 2016 bajó en un 2,8 por ciento lo que significa todavía un nivel de 114 por ciento de antes de la crisis.xxi

El crecimiento de la producción industrial en China, que tenía tasas de crecimiento del 6,9 al 12,6 por ciento en los años 2008 a 2014, se debilitó considerablemente en 2015 al 5,9 por ciento y en 2016 al 6,0 por ciento.

En la India, donde la producción industrial creció en 2015 a 122,8 por ciento del nivel anterior a la crisis, el crecimiento se viene enfriando desde 2016; en el 3er trimestre de 2016, la producción industrial bajó en un 0,9 por ciento frente al año anterior.

En Corea del Sur, México y Rusia, que ya habían superado el nivel anterior a la crisis en 2013/2014 con 107 y 108 por ciento, la producción industrial se iba reduciendo desde entonces y llegó, en diciembre de 2016, a 103,4 por ciento.

Con ello incrementan los factores que señalan que se está preparando una nueva crisis de superproducción.

 

Crisis estructural internacional

Después del fin de la crisis económica y financiera mundial también se está agudizando la crisis estructural internacional crónica de la destrucción permanente y relativamente controlada de capital, para convertirse en una batalla de exterminio por la posición dominante en el mercado mundial. En el 2015 las fusiones y adquisiciones transfronterizas se dispararon a 735 mil millones de dólares; en 2016 mantuvieron con 831 mil millones de dólares, el monto más alto desde 2007.xxii Ramas enteras son reestructuradas, como p. e. la química agraria; con varias megafusiones el 70 por ciento del mercado de pesticidas y el 60 por ciento de las semillas comerciales se concentraría en tres consorcios.

Tales batallas por la reestructuración de las cuotas en el mercado mundial entre los antiguos países imperialistas y los nuevos también se han iniciado en los sectores: automóviles, acero, petróleo, electrónica, telecomunicaciones, comercio al por menor, astilleros, bancos y seguros. El desmoronamiento y la putrefacción creciente del sistema imperialista mundial está acompañado por cada vez más actividades delictivas. En varios países hay crisis semejantes a la crisis de VW en Alemania. Por ejemplo en Corea del Sur, debido a los entrelazamientos del consorcio Samsung con el gobierno nacional.

La crisis estructural internacional crónica se compenetra con una nueva crisis estructural por el cambio del motor de combustión interna al motor eléctrico. Mediante la movilidad eléctrica los emergentes supermonopolios automotrices neoimperialistas, sobre todo de China e India, atacan las posiciones líderes de los consorcios automotrices alemanes, europeos, japoneses y estadounidenses. La crisis de VW se extiende a cada vez más consorcios automotrices y modelos y cuestiona la reputación y la venta de completas series de modelos y el motor diésel como tal.

En estas circunstancias, el cambio hacia la movilidad eléctrica se convierte en una cuestión de supervivencia en la lucha competitiva mundial de los monopolios automotrices. Este cambio, sobre todo debido a la eliminación de una gran parte de los componentes de motores, está acompañado por la destrucción de hasta 2,7 millones de puestos de trabajo. El sindicato metalúrgico IG Metall calcula que existen unos 9 millones de obreros automotrices en todo el mundo.xxiii Naturalmente estos planes dependen al mismo tiempo de si las gigantescas inversiones necesarias para ello "salen a cuenta" para los monopolios, desde el punto de vista de su economía de lucro.

Otro factor que aumenta la labilidad de la economía mundial es la extensión explosiva del capital especulativo en la economía mundial. En el año 2015, la capitalización bursátil mundial alcanzó el nivel más alto hasta entonces, con 76 billones de dólares.xxiv

 

Confrontación interimperialista

La competencia interimperialista amenaza cada vez más con pasar a una fase de contienda abierta y de la confrontación.

Por primera vez desde el colapso de la Unión Soviética socialimperialista en 1991 vuelve a surgir una confrontación directa de las principales potencias imperialistas, tanto en Siria como en Ucrania. Esto puede ser el factor desencadenante de una Tercera Guerra Mundial; de igual manera si continúa la agudización del conflicto entre la actual gran potencia EE.UU. y China, la potencia en ascenso con mayor agresividad.xxv Para aislar a China, Trump está modificando su política frente a Rusia.

Hoy China es el importador de petróleo más grande del Medio Oriente, pero no tiene una armada suficiente para asegurar las vías marítimas. Un tercio del tráfico comercial marítimo del mundo va por el mar de la China Meridional, donde también hay grandes recursos petroleros.xxvi Allí, los EE.UU. empezaron a patrullar por mar en febrero de 2017. La "interrupción de estas vías de abastecimiento por una gran potencia conjura la Tercera Guera Mundial", profetizó ya en 1983 el libro Camino Revolucionario No22, Guerra y paz y la revolución socialista.xxvii

El consejero principal de Trump, Steve Bannon, declaró de manera provocativa "que Pekín y Washington entrarán en la guerra en el mar de la China Meridional, dentro de los próximos cinco a diez años."xxviii

Por consiguiente, los EE.UU. aumentan su presupuesto militar en 54 mil millones de dólares y refuerzan de manera provocativa el despliegue en la región del Pacífico. 50.000 soldados están estacionados en Japón, 28.500 en Corea del Sur.xxix Desde Corea del Sur partió en marzo de 2017 una gran maniobra de 300.000 soldados de Corea del Sur y EE.UU. que duró dos meses.xxx Es cierto que el presupuesto militar de China "aún sólo" sube en un 7 por ciento; las fuerzas armadas de la marina, sin embargo, se quintuplican – lo cual significa una preparación para conflictos en el mar de la China Meridional.xxxi

Frente a estos desarrollos, hay que intensificar decisivamente la lucha por la paz y la lucha antimilitarista y promover la construcción de un nuevo movimiento por la paz. La Alianza Internacionalista establece su perfil como consecuentemente independiente de todas las potencias imperialistas. ¡Es un as que en esta cuestión exista consenso con todas las fuerzas, si bien muy diferentes, dentro de la Alianza Internacionalista, ! ¡Es preciso evitar una Tercera Guerra Mundial – mediante la lucha de los pueblos, en estrecha unión con la lucha de clases!

 

Fascistización de los aparatos estatales

A la agudización de la política exterior corresponde un proceso acelerado de la fascistización de los aparatos estatales. Un punto central es la intensificada cooperación internacional de los servicios de inteligencia.

De la misma manera la ampliación de los procesos judiciales contra fuerzas revolucionarias sobre la base del artículo 129 a/b del código penal, con más detenciones. A esto se suma la estrecha colaboración con el régimen fascista de Erdogan y una agu­dización de la prohibición del PKK y la extensión de ésta al PYD, YPG y YPJ, la cual viola el derecho internacional público, también según la apreciación por juristas burgueses.

Encuentra mucha oposición el hecho de que así son afectadas por la prohibición fuerzas que figuran entre los luchadores más consecuentes contra el "Estado Islámico" (EI) fascista. ¡Las autorizaciones por el Ministerio Federal de Justicia de perseguir el TKP/ML, PKK y otras organizaciones revolucionarias deben ser revocadas inmedia­tamente, y hay que romper inmediatamente las relaciones con el régimen de Erdogan!

 

Se agudiza la crisis medioambiental

El giro a la derecha de los gobiernos imperialistas va acompañado por el acelerado desmontaje de las medidas de protección del medio ambiente que fueron conquistadas por las masas. Esto concuerda con la dinamización de la interrelación entre los factores principales de la transición hacia la catástrofe ecológica global. Este proceso alberga el potencial de otro salto cualitativo en la transición hacia la catástrofe ecológica global – con consecuencias irreversibles.

Inmediatamente después de su elección, el presidente estadounidense Trump anunció la extensión masiva del fracking, al cual atribuye la "independencia energética" de los EE.UU. y una "enorme ventaja" para los monopolios estadounidenses.xxxii Inmediatamente levantó la interrupción de las obras, decretada por Obama, para el oleoducto Dakota que sirve para transportar el petróleo a EE.UU. atravesando reservas de los indígenas. Acto seguido, manifestaciones de masas con la participación de doce tribus indios paralizaron Washington el 10 de marzo.xxxiii El 2 de marzo, Trump nombró nuevo ministro de energía al "escéptico del clima", lobista y ex-gobernador Rick Perry que quiere abolir el ministerio de energía. Y el escéptico del clima Scott Pruit, el nuevo director de la agencia de protección ambiental EPA, incluso quiere acabar con su propia agencia.

También el gobierno federal impulsa con fuerza su política de destrucción medioambiental: con las escandalosas maniobras de VW, el rollback en la promoción de energías renovables, el trato nuclear con los cuatro supermonopolios energéticos alemanes, la ley de fracking y la extensión ulterior de la explotación del lignito. Además, el mes pasado se cambió la ley federal de protección de naturaleza y se introdujo un derecho de veto del ministerio de tráfico y agricultura que se aplique cuando se prevea agudizar los reglamentos de protección.

El coordinador del socorro de emergencia de la ONU, Stephen O’Brien, advirtió al Consejo de Seguridad ante una hambruna dramática en Yemen, Sudán del Sur, en Somalia y Nigeria, según él, hasta 20 millones de personas podrían morirse de hambre. Actualmente las Naciones Unidas se encontrarían ante la mayor catástrofe humanitaria desde su fundación en el año 1945.xxxiv 500 millones de niños viven en zonas con riesgo de inundación, 160 millones están afectados por sequías duras.

También entre las causas de fuga es notable una nueva identidad de destrucción medioambiental, guerras criminales imperialistas y opresión fascista. …

 

Discusión sobre países neoimperialistas

En el centro de los debates internacionales está la discusión intensa sobre la evaluación y las conclusiones del surgimiento de los países neoimperialistas. Partiendo de las publicaciones del MLPD, este debate ya se está llevando en numerosos partidos, muchos Comités Centrales se ocupan de esta cuestión, realizan investigaciones propias, etc.

 

Luchas obreras internacionales

El proletariado industrial internacional es la fuerza dirigente en el cambio progresista del estado de ánimo que se está desarrollando. Después de un retroceso temporal en el año pasado, las luchas se están animando desde el 2017 a nivel internacional. Aunque, en Alemania, el número de días de huelga ha disminuido ligeramente de 2016 frente a 2015, el número de huelguistas se ha reducido apenas.

Los delegados de la Segunda Conferencia Internacional de Trabajadores Mineros (IMC) demostraron de manera impresionante el significado político y la fuerza del movimiento minero internacional:

* En Egipto y Túnez durante la llamada "Primavera Árabe", los trabajadores mineros consiguieron con sus huelgas la abolición temporal del trabajo subcontratado.

* En la India, los hasta 700.000 trabajadores mineros forman la tropa con la mayor fuerza de combate contra las leyes antiobreras del presidente Modi.

* En Ucrania se lleva una huelga encarnizada contra el cierre de minas de carbón – enfrentándose con las fuerzas paramilitares de los dueños de las minas que son apoyados por el gobierno.

En nuestro trabajo en la línea de lucha principal, se da la prueba que es muy acertada la lucha por cumplir con las exigencias ampliadas a la conciencia de clase, elaboradas en el Camino Revolucionario Número 35xxxv¡esto también nos ha ocasionado una serie de características únicas!

A los economicistas, por ejemplo, no les interesa el suministro gratuito de carbón a los mineros jubilados, porque aquéllos (como es natural) ya no trabajan en la empresa. Pero respecto a esta cuestión se organizaron el año pasado los mítines de protesta obrera más grandes en la Cuenca del Ruhr.

Los momentos de culminación en la industria automotriz que repercuten en el conjunto de la sociedad, y los nuevos desafíos para la clase obrera que resultan de ellos sólo se pueden comprender en el contexto del surgimiento de los países neoimperialistas.

Como reflejo de los cambios objetivos brotan nuevas variaciones del socialchovinismo:

El neoimperialismo turco lleva una peligrosa división en el movimiento obrero – cada vez más frecuentemente son los seguidores de Erdogan que actúan como delatores en la empresa.

El presidente del comité de empresa general de Opel, Schäfer-Klug, celebra la fusión entre PSA y Opel como "oportunidad para un fuerte consorcio europeo."

En la revista inside VW dirigida a los trabajadores de la empresa, el jefe del comité de empresa, Osterloh, responde a la pregunta crítica respecto a la posible destrucción de puestos de trabajo: "puesto que se trata del futuro de VW, esto por desgracia tampoco se puede evitar."xxxvi

Esto confirma la definición de Lenin que caracteriza el socialchovinismo como "oportunismo consumado"xxxvii. Éste también es la base de la intensificada difamación anticomunista, según cada cual que ataque a Volkswagen o a "su" consorcio, sería un "denigrante de los suyos" y destruiría puestos de trabajo. En esta situación, el MLPD toma una clara posición clasista proletaria. …

 

MLPD – como fuerza revolucionaria de izquierda

La crisis del sistema gubernamental del modo de pensar pequeñoburgués tiene repercusiones en todos sus aspectos también en Alemania. La gente ya no cree de verdad toda la gama de las mentiras vitales de los sectores dominantes. Trátese de la política exterior supuestamente "amante de la paz", del ecologismo imperialista o de la política de colaboración de clases que supuestamente mantiene los lugares de producción y los puestos de trabajo.

Casi todas las corrientes pequeñoburguesas –empezando por el Partido de la Izquierda, los Verdes, los reformistas de izquierda en las empresas y los sindicatos, hasta los revisionistasxxxviii – tienen problemas ante esta polarización social y en parte entran verdaderamente en crisis.

Dirigentes revisionistas incluso pasan abiertamente a sectores del campo imperialista, reaccionario y nacionalista: a Putin, Assad, algunos también a Trump. Así, Klaus Hartmann, miembro del DKP y presidente federal de la Liga de Librepensadores Alemanes, ataca al movimiento de protesta contra Trump como "estrategia de deslegitimación contra Trump, la cual debe perturbar la parte más positiva de su proclamada política exterior, a saber reducir las tensiones con Rusia."xxxix

Esta política caracteriza la transición de partes de los revisionistas hacia posiciones abiertamente socialimperialistas, con lo cual sus representantes dirigentes se desacreditan definitivamente como aliados.

Al mismo tiempo, esto llevará a una gran división dentro del campo revisionista – y, entre las fuerzas honestas, a un espíritu abierto y de orientarse hacia el MLPD; a nivel internacional vale lo mismo para la ICOR.

Tiene importancia política mundial que la lucha por la paz se convierta en un campo esencial de la modificación de las correlaciones de fuerza – ¡de los revisionistas hacia los marxistas leninistas! También continúa la crisis del movimiento autónomo.

En esta situación las cartas se barajan de nuevo, para decirlo así, y, evidentemente el MLPD se coloca más y más en el centro de la atención, como fuerza izquierda, revolucionaria.

i Un grupo reaccionario cristiano-fundamentalista que niega la evolución, entre otras cosas.

ii www.huffingtonpost.de, 04-02-17.

iii Zeit online, 23-02-17.

iv Spiegel, 24-03-17.

v Entre ellos figuran los países BRICS y MIST, Catar, Arabia Saudita, Argentina, los Emiratos Árabes Unidos y el Irán.

vi Banco Mundial, cálculos propios de GSA e.V.

vii UNCTAD, cálculos propios GSA e.V.

viii Ibíd.

ix Stalin, Werke (Obras), tomo 15, pág. 33, traducción propia de la edición en alemán.

x dpa en www.Merkur.de, 15-03-13.

xi www.statista.com.

xii www.oilprice.com, 08-06-16.

xiii www.tradingeconomics.com, 06-03-17.

xiv "Inversiones directas chinas en Alemania y Europa – un estudio del Mercator Institute for China Studies y del Rhodium Group", (en alemán), junio de 2015.

xv Süddeutsche Zeitung, 08-03-17.

xvi Süddeutsche Zeitung, 09-02-17.

xvii Deutschlandfunk, 26-02-17.

xviii Frankfurter Rundschau, 13-03-17.

xix Programa del Partido Marxista-Leninista, págs. 31-32.

xx Die Zeit, 16-03-17.

xxi OCDE, cálculos propios GSA e.V.

xxii UNCTAD, cálculos propios GSA e.V.

xxiii www.sueddeutsche.de, 13-09-16, cálculos propios GSA e.V.

xxiv WFE (World Federation of Exchanges), cálculos propios GSA e.V.

xxv véase Revolutionärer Weg No 22, pág. 28.

xxvi Deutsche Welle, 19-02-17.

xxvii Revolutionärer Weg No 22, pág.30.

xxviii En su programa de radio en marzo de 2016, citado según The Australian, 23.02.17, TAZ y finanzmarktwelt, 02-02-17.

xxix N24, 10-01-17.

xxx Richard Stone, United States & South Korea, marzo de 2017.

xxxi Süddeutsche, 15-03-17.

xxxii https://twitter.com/realdonaldtrump/status/198131842593984515?lang=en.

xxxiii http://www.huffingtonpost.com/entry/native-nations-march-washington-dc-us_us58c20238e4b0d1078ca597af.

xxxiv Huffington Post, 03-10-17.

xxxv Edición de libro: ¡Alarma de catástrofe! ¿Qué hacer contra la destrucción deliberada de la unidad entre el hombre y la naturaleza?.

xxxvi inside VW, 10-03-17.

xxxvii Lenin, El oportunismo y la bancarrota de la II Internacional, en O. C., Editorial Progreso Moscú, 1985, tomo 27, pág. 126.

xxxviii Revisionista: alguien que quiere conciliar la contradicción fundamental entre el capitalismo y el socialismo y no obstante se hace pasar por marxista o marxista-leninista.

xxxix Revista Rote Fahne No 5 de 2017, pág. 39.

Descargar en PDF

Acciones de Documento